15/12/2022 a las 13:37

CET


La inflación en los juguetes, del 3,6%, penaliza los bolsillos menos que otras partidas

Con el ‘black friday’ y el puente de la Constitución ya apurados, las familias doblan la esquina de una de las épocas más estresantes y tensionadas para el bolsillo: la campaña de regalos de Navidad y Reyes, que este año llega con el ‘extra’ de la inflación y sus derivadas. Primera consecuencia: vendedores y consumidores coinciden en que esta vez las compras se realizarán aún más tarde de lo habitual para reajustar los presupuestos debido al encarecimiento, sobre todo, de la cesta de la compra. Así, en los días previos a las fiestas las tiendas se preparan para registrar récords de ventas -30.000 millones de euros según el OBS Business School– y asistir a una «auténtica locura». Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el gasto en regalos de Navidad aumentará el 13% este año: nada menos que 393 euros por persona.

Mientras, el sector del juguete -con una inflación del 3,6%, tres puntos por debajo de la general- contiene la respiración, ya que el 75% de la facturación anual se concentra precisamente entre diciembre y enero. De hecho, según la AEFJ (Asociación Española de Fabricantes de Juguetes), este año el sector tendrá un aumento del 3% de facturación respecto al 2021 y además confían en recuperar los números de 2019.

La OCU prevé que las familias gastarán en regalos 393 euros por persona, el 13% más que en 2021

Los clientes más madrugadores ya han iniciado sus incursiones -tanto para chequear como para comprar- en las jugueterías. Es el caso de la vecina de Barcelona Natalia Blanco, que ha aprovechado los días festivos para echar un primer vistazo. Afirma que, con la espiral inflacionaria, esperaba precios mucho más altos de los que finalmente ha encontrado. «Creía que estas Navidades me iba a gastar mucho más dinero, pero no es así. Tengo poco más de 100 euros de presupuesto y podré gastarlo en los juguetes que tenía pensado comprar», afirma. La intención de Natalia es adquirir juegos didácticos y figuras de dinosaurios para sus sobrinos de 5 y 6 años.

Legos y muñecas Reborn

José Luis Gamarra, por su parte, también explica que varios de los productos que quiere comprar no se han encarecido demasiado, especialmente los ‘kits’ de pistolas disparadoras de balas de espuma que tanto gustan a sus hijos. Sin embargo, sí nota el encarecimiento de algunos juguetes más caros. «En los Lego sí que hemos percibido una subida considerable del precio, y aunque creemos que vamos a gastar más o menos lo mismo que la Navidad anterior, tendremos que prescindir de algún juguete», admite. Los Lego, por cierto, parten en este inicio de campaña en la ‘pole-position’ de los juguetes más buscados. En búsquedas en internet, estos juegos de construcción son los más consultados, seguidos de las muñecas Reborn.

Respecto a la inflación, hay consenso en las tiendas en que no penalizará dramáticamente a la lista de Reyes. «En general, los juguetes no son productos excesivamente caros. Los clientes no dejarán de comprar algo porque valga, por ejemplo, 33 euros en lugar de 30», afirma Lluís González, dependiente de la juguetería JuguiJuga de Barcelona.

«El puente fue un desastre»

A pie de tienda, sin embargo, la actividad aún no ha entrado en ebullición. En el Tío Sam de la calle de Rosselló, en el barrio de la Sagrada Família, achacan este flojo arranque a las compras del ‘Black Friday’ y del ‘Cyber Monday’. «El puente fue un desastre, no vino nadie», afirma Pasqual, de la juguetería Indústria 61, una impresión muy parecida a la pulsada en JuguiJuga. «Aquí, hasta después de la Inmaculada no suele venir mucha gente, pero luego ya se nos acumula el trabajo», afirman en esta última tienda.

La poca previsión general que indica este ralentí acaba jugando en contra de las cuentas familiares y las peticiones infantiles, alertan las organizaciones de consumidores. Las jugueterías suelen quedarse sin existencias de los juguetes más buscados o de moda. «Yo quiero tener listos los regalos ya para la semana que viene, el año pasado casi me quedé sin comprar nada porque muchos productos faltan en los últimos días antes del 25″, afirma Natalia Blanco». El pálpito general es que la época ideal para las compras empieza tras el puente porque, a menudo, los niños pueden «cambiar de ideas«, afirma el comprador José Luis Gamarra.

Descenso de la compra presencial

Así como que el sector del juguete celebra sus buenas previsiones, las tiendas físicas acusan el descenso de la clientela que se ha registrado en los últimos 10 años debido a las compras por internet y las ofertas de grandes superficies, con las que «no se puede competir», según afirman. Según la OCU, solo el 29% de los consumidores comprarán principalmente de forma presencial.

Con este auge del ‘on-line’, los dependientes tienen muchas tareas que hacer con las páginas web de sus tiendas, que ya empieza a echar humo. Fomentar los encargos a través de internet y fortalecer su clientela a través de una buena web se ha convertido en un requisito de los negocios que quieren sobrevivir en un mundo cada vez más amoldado a la inmediatez y a las compras a distancia.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí