(CNN) — Incluso mientras el presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump avanzan hacia una repetición de la carrera por la Casa Blanca más turbulenta de la historia moderna, muchos votantes suspiran por una ruptura con el pasado… y con el presente.

Una nueva encuesta de CNN/SSRS muestra que 6 de cada 10 republicanos e independientes afines al Partido Republicano quieren que su partido nomine a alguien que no sea Trump en 2024. Un porcentaje similar en el otro bando espera un candidato que no sea Biden.

Estos resultados sugieren que los votantes están preparados para los días de las campañas presidenciales en las que una generación pasaba la antorcha a la siguiente. Una contienda entre Biden y Trump plantearía la cuestión de si un sistema político amargamente polarizado, en el que la propia democracia está en juego, ha perdido la capacidad de autorrenovación que siempre ha sido un punto fuerte de Estados Unidos. Y sugeriría que el embriagador atractivo de un outsider, que produjo presidentes en 1992, 2008 y 2016, se ha mantenido a raya por ahora.

Por supuesto, es pronto. Y las elecciones legislativas de 2022 nos recuerdan que en una época volátil y partidista, ensombrecida por las crisis internas y externas, la lógica, la historia, las encuestas y las predicciones previas a la carrera con meses de antelación no suelen contar mucho.

Pero la carrera está en marcha, lo quieran o no los votantes. Las primeras percepciones de los puntos fuertes de los contendientes son importantes, ya que condicionan las decisiones de los rivales potenciales y de los donantes en la temprana carrera por el dinero. Trump ya es un precandidato declarado, aunque le vendría bien un relanzamiento tras un comienzo tibio, y Biden está dando todas las señales de que planea presentarse, sugiriendo que se lo hará saber al país con seguridad a principios del nuevo año.

Las elecciones de mitad de mandato, en las que los demócratas mantuvieron el Senado y los republicanos obtuvieron una pequeña mayoría en la Cámara de Representantes, ayudan a explicar los resultados de la encuesta. Los votantes que esperaban una vuelta a la normalidad prometida por Biden tras los problemas generacionales de salud pública e inflación no estaban precisamente entusiasmados con el presidente, cuyos bajos índices de aprobación le mantuvieron alejado de la campaña en los estados más disputados. Pero tampoco confiaban en que el Partido Republicano, aún bajo la influencia de Trump, pudiera arreglar las cosas.

La encuesta también apunta a una de las paradojas emergentes en la incipiente carrera hacia 2024. Aunque son las figuras más poderosas de sus partidos, tanto Biden como Trump parecen extrañamente vulnerables al comienzo de la campaña de dos años, y podrían enfrentarse a complicaciones derivadas de un entorno político cambiante, factores externos o la edad.

Estos son los retos de Biden tras las elecciones intermedias 1:52

El atractivo de Trump parece desvanecerse. Unas desastrosas elecciones de mitad de mandato para muchos de sus candidatos en estados indecisos, que reflejaron el cansancio por sus incesantes lloriqueos sobre 2020, significaron que los votantes rechazaron su marca en elecciones nacionales consecutivas.

El talento de Trump para frustrar la rendición de cuentas se enfrenta, mientras tanto, a su prueba más dura con las dos investigaciones del abogado especial. Y algunos republicanos están mirando a otra parte. La encuesta de CNN muestra que cuando se pregunta a los votantes del Partido Republicano a quién preferirían, el 47% tiene una alternativa en mente. Casi 4 de cada 10 de ellos eligen al gobernador de Florida Ron DeSantis, que no está probado en un escenario nacional, pero ya se perfila como una gran amenaza para el expresidente.

En cuanto a Biden, no es nada halagador para un presidente que una mayoría de sus propios votantes quiera ver a otro como candidato. Cualquier comandante en jefe con un índice de aprobación inferior al 50% como Biden suele ser vulnerable en una carrera por la reelección. Y nunca ha habido unas elecciones presidenciales en las que un presidente de ochenta y tantos años pida un segundo mandato. Biden dijo que respeta mucho el destino, un indicio de que entiende que, a su edad, la buena salud necesaria para una campaña no se da por descontada.

Pero el presidente termina el año en mejor forma política que Trump, y parece haber estabilizado su caída. Este verano, solo el 25% de los votantes alineados con los demócratas querían que fuera su candidato. Ahora esa cifra es del 40%. Y entre los que quieren a otro, el 72% dice no tener a nadie en mente, lo que refuerza aún más la ventaja que suele tener un presidente en funciones frente a un aspirante a las primarias.

Trump en una encrucijada

La política republicana puede encontrarse, o no, en un momento de transición. La evolución de los acontecimientos en los próximos meses será decisiva para las perspectivas de Trump. Por un lado, cada vez más republicanos —motivados por el fracaso de muchos de los candidatos elegidos por el expresidente en las elecciones de mitad de mandato— dicen que es hora de seguir adelante.

Y la cena de Trump con extremistas con un historial de antisemitismo como el supremacista blanco Nick Fuentes y el rapero Kanye West en Mar-a-Lago está reforzando sus argumentos de que su viabilidad en las elecciones generales está dañada sin remedio. La hasta ahora mediocre campaña de Trump, que parece haber sido declarada para facilitarle presentar las investigaciones penales sobre su conducta como una persecución, no está convenciendo a nadie hasta ahora.

Y, sin embargo, los aliados del expresidente, como Marjorie Taylor Greene, de Georgia, y Jim Jordan, de Ohio, tendrán una enorme influencia en la nueva mayoría republicana de la Cámara de Representantes. Paradójicamente, el fracaso de los republicanos para hacerlo mejor en noviembre significa que una mayoría más delgada será más fácil de manipular para los extremistas que buscan convertir el control republicano de la mitad del Capitolio en un arma para dañar a Biden y ayudar a Trump en 2024.

Otra campaña pondrá a prueba si hubo erosión en la base de Trump. Pero aunque su mítica conexión con esos votantes no sea suficiente para ganarle la presidencia, aún podría llevarle a su tercera nominación consecutiva. La falta de voluntad de la mayoría de los legisladores republicanos para repudiar a Trump por comentarios como su reciente llamamiento a acabar con la Constitución sugiere que siguen bajo el influjo de los partidarios del expresidente en casa. Lo mismo puede decirse del líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que ha encontrado la manera de no condenar las recientes asociaciones de Trump con extremistas en su desesperado intento por hacerse con el mazo del presidente de la Cámara el mes que viene.

Trump ganaba regularmente grandes primarias en 2016 con entre el 30% y el 40% de los votos en un amplio campo. En la encuesta de CNN, el 38% de los republicanos e independientes de tendencia republicana dijeron que quieren que Trump vuelva a ser el candidato. (E incluso dos tercios de los que dijeron que preferirían a otro dijeron que definitivamente o probablemente le apoyarían en las elecciones generales si fuera el nominado).

Los aspirantes del Partido Republicano verán ese 38% -el punto más bajo de tres encuestas de CNN sobre el tema este año- como una apertura para un candidato anti-Trump. Pero otro gran campo podría astillar la oposición al expresidente entre enemigos potenciales no probados.

Aunque DeSantis, por ejemplo, ha impresionado a los votantes conservadores al aprovechar temas candentes de la guerra cultural como la inmigración, los derechos de los transexuales, las medidas anti-covid 19 y el supuesto fraude electoral, aún no se ha enfrentado cara a cara con Trump.

El gobernador de Florida, que ganó una fácil reelección el mes pasado, no ha dicho si se presentará contra Trump, que le tendió una trampa en su primera carrera a gobernador con un apoyo. Pero una serie de debates con Trump en las primarias pondría a prueba su capacidad para encajar un golpe, su habilidad para pensar con los pies en la tierra y su voluntad de contraatacar a un ex presidente que todavía se beneficia de un culto a la personalidad entre los votantes de base del Partido Republicano.

Trump, después de todo, está en su momento más despiadado y políticamente eficaz con un enemigo en su mira directa. Y DeSantis tiene mucho que perder.

Biden no va a empezar a hacer caso a las encuestas ahora

La mejor respuesta de Biden a los demócratas que preferirían otro candidato es que ya venció a Trump en 2020 y evitó el tradicional batacazo de los presidentes primerizos en las elecciones de mitad de mandato, en parte advirtiendo de que las fuerzas ultra-MAGA de Trump se estaban reuniendo para otro asalto a la democracia estadounidense.

No es nada nuevo que Biden no cuente con la confianza de su partido. Sus dos anteriores campañas presidenciales se desvanecieron pronto y su intento de 2020 estuvo en desorden hasta que una victoria en las primarias de Carolina del Sur rescató sus esperanzas de llegar a la Casa Blanca. De cara a las elecciones de mitad de mandato, la opinión generalizada era que los bajos índices de aprobación de Biden y la inflación galopante le asestarían un golpe devastador. Pero la ola roja republicana nunca llegó y los demócratas sumaron un escaño a su estrecha mayoría en el Senado, aunque el alivio de la Casa Blanca ocultó la responsabilidad a la que se enfrentará ante una Cámara radical controlada por el Partido Republicano con poderes de investigación.

Trump anuncia su candidatura para buscar la nominación republicana en 2024 2:21

Así que es poco probable que un presidente que ha desafiado constantemente las expectativas sobre su vitalidad política preste mucha atención a las encuestas que sugieren que los votantes quieren a otra persona. Biden también reforzó recientemente su cortafuegos contra un desafío en las primarias agitando la temporada de primarias demócratas, rebajando la categoría de los caucus de Iowa —donde nunca le ha ido bien— y elevando a su querida Carolina del Sur al primer puesto en la carrera de las primarias.

La falta de una alternativa demócrata fuerte también ayuda a Biden. La vicepresidenta Kamala Harris no ha tenido un desempeño lo suficientemente fuerte como para que su partido clame para que Biden se haga a un lado en su favor. Y otros demócratas con la vista puesta en la Casa Blanca se resistirán a perjudicar a un presidente en ejercicio de su partido.

Tras las elecciones de mitad de mandato, un presidente que busque argumentos para la reelección puede encontrar muchos. La encuesta de CNN muestra a Biden en una trayectoria ascendente y en mejor posición en su partido que Trump en el suyo. Y los indicadores económicos de esta semana, que mostraron que el alto coste de la vida podría estar enfriándose, también podrían ayudar a Biden.

Aun así, cualquier presidente es profundamente vulnerable a acontecimientos externos inesperados que podrían astillar sus índices de aprobación y sus posibilidades de reelección. Y el presidente de más edad de la historia de Estados Unidos tendrá que enfrentarse a diario al problema de la edad. Los republicanos aprovecharán cualquier disminución del ritmo de la campaña, o incluso un resfriado, como prueba de que no es apto para un segundo mandato. Y aunque Biden parece sano, las probabilidades de un acontecimiento adverso aumentan para las personas de más de 80 años.

La cuestión de su edad, sin embargo, podría ser menos importante si Biden se enfrenta a Trump, que ya tiene 76 años. Pero el actual comandante en jefe podría ser vulnerable a un retador republicano joven como DeSantis, por ejemplo, que tiene unos 40 años.

Después de todo, puede que la idea de que el liderazgo pase de una generación a otra sea una potente posibilidad en 2024.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí