(CNN) — Después de su triunfo en el Mundial, la selección masculina de fútbol de Argentina llegó a un Buenos Aires jubiloso en las primeras horas de este martes, mientras multitudes en las calles celebraban el regreso de sus campeones.

El capitán Lionel Messi bajó del avión primero, sosteniendo en alto la copa, seguido por su equipo triunfante en la alfombra roja del aeropuerto, recibido por reporteros, funcionarios y una banda en vivo.

Lionel Messi de Argentina emerge del avión llevando la Copa del Mundo después de aterrizar en Buenos Aires el 20 de diciembre de 2022. Agustin Marcarian/Reuters

Cuando el autobús del equipo partió del aeropuerto, inmediatamente se vio rodeado por simpatizantes vestidos con los colores nacionales azul y blanco. Videos muestran el autobús avanzando lentamente detrás de una escolta policial, rodeado de decenas de miles de personas que ondeaban la bandera argentina y lanzaban petardos en la noche.

El ambiente se llenó de festejo mientras la multitud cantaba y bailaba; los jugadores, de pie en la cubierta superior del autobús abierto, saludaron a sus fervientes seguidores.

Se espera que cientos de miles de aficionados recorran las calles de la capital más tarde este martes para el desfile de la victoria del equipo tras su emocionante victoria en la tanda de penaltis sobre Francia en Qatar el domingo. El martes ha sido declarado feriado nacional por la celebración.

Lionel Messi lidera a la selección de Argentina al bajar del avión en Buenos Aires el 20 de diciembre. Agustin Marcarian/Reuters

El equipo pasará primero la noche en el campo de entrenamiento de la Asociación del Fútbol Argentino, según informó la agencia estatal de medios Télam.

Multitudes de hinchas habían acampado en el lugar de entrenamiento el lunes antes de la llegada del equipo, con fotos que mostraban a los seguidores saliendo de los autos estacionados en sus terrenos. Algunos se acostaron sobre mantas en el césped mientras que otros descansaban en sillas de picnic alrededor de hieleras.

El tan esperado regreso del equipo continúa varios días de celebración ininterrumpida en todo el país y entre los fanáticos en el extranjero, luego de la explosiva victoria de Argentina contra Francia.

Los jugadores argentinos saludan desde lo alto de un autobús tras su llegada a Buenos Aires. Agustin Marcarian/Reuters

Las superestrellas Messi y Kylian Mbappé se enfrentaron en la cancha, en lo que se ha calificado como la mejor final de la Copa del Mundo de todos los tiempos.

Mbappé defendía el campeonato de Francia en 2018 en el torneo de Rusia, mientras que Messi, de 35 años, jugaba su último partido de la Copa del Mundo, buscando reclamar el trofeo que lo había eludido durante tanto tiempo.

Argentina tomó una ventaja temprana en el primer tiempo, pero Francia volvió a rugir en la segunda mitad, alcanzando un empate 2-2 que obligó al partido a la prórroga.

Los aficionados se reúnen frente al campo de entrenamiento de la Asociación del Fútbol Argentino antes de la llegada del equipo. Mariana Nedelcu/Reuters

Messi anotó su segundo gol del partido para recuperar la ventaja para su equipo, pero Mbappé anotó un segundo penal para lograr un hat-trick y llevar la final a una tanda de penales, que terminó con triunfo para Argentina después de que Francia fallara dos disparos.

Cientos de miles de personas se volcaron a las calles de Buenos Aires luego del triunfo, inundando la céntrica Avenida 9 de Julio. Los videos de las redes sociales mostraron a hinchas jubilosos subiéndose a los postes de la calle para ondear la bandera argentina; otros en el suelo bailaron, cantaron y cantaron en celebración.

Aficionados argentinos ondean banderas frente al campo de entrenamiento de la selección masculina antes de su llegada a Buenos Aires. Rodrigo Valle/Getty Images

El triunfo en Doha fue la tercera victoria de Argentina en la Copa del Mundo y la primera desde 1986, cuando el legendario Diego Maradona llevó al equipo al triunfo en México.

La victoria del domingo también marcó un cambio en la suerte de Argentina después de tres derrotas recientes en grandes finales: la Copa del Mundo de 2014 y la Copa América en 2015 y 2016.

Esas derrotas llevaron a Messi a anunciar en un momento su retiro del fútbol internacional, aunque la protesta nacional casi unánime lo convenció de dar marcha atrás, antes de ganar la Copa América en 2021.

Los hinchas se reúnen en Buenos Aires el 19 de diciembre. Mariana Nedelcu/Reuters

Ahora, con la Copa del Mundo también en su haber, Messi ha consolidado su estatus como uno de los grandes del fútbol de todos los tiempos junto a Maradona y el brasileño Pelé.

“No puedo creer que hayamos sufrido tanto en un partido perfecto. Increíble, pero este equipo responde a todo”, dijo el técnico argentino Lionel Scaloni después del partido del domingo, según Reuters.

“Estoy orgulloso del trabajo que hicieron”, agregó, mientras luchaba por contener las lágrimas mientras sus jugadores lo abrazaban. “Quiero decirle a la gente que disfrute, es un momento histórico para nuestro país”.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí