(CNN) — El presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky pidió a los ucranianos que tengan “paciencia y fe” tras un desafiante discurso navideño después de que una ola mortal de ataques rusos golpeara la ciudad sureña de Jersón.

Diez meses después de la guerra de Rusia contra Ucrania, Zelensky habló de perseverancia y de llegar hasta el final, al tiempo que reconoció que “la libertad tiene un alto precio”.

Instó a la nación a mantenerse firme frente a un sombrío invierno de apagones de energía, la ausencia de seres queridos y la amenaza siempre presente de los ataques rusos.

El mensaje de Zelensky se produjo después de que funcionarios ucranianos dijeran que Rusia había lanzado ataques con cohetes en el centro de Jersón en la víspera de Navidad, matando al menos a 10 personas e hiriendo a docenas. Zelensky describió esos ataques como “matar por intimidación y placer”.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, advirtió en su mensaje de Navidad que «la libertad tiene un alto precio». Crédito: Presidencia de Ucrania.

“Nos encontraremos”

En su mensaje navideño, Zelensky reconoció que todas las fiestas tienen un sabor amargo para el país asediado este año.

“Podemos sentir el tradicional Espíritu de la Navidad de manera diferente. La cena en la mesa familiar no puede ser tan sabrosa y cálida.

“Puede haber sillas vacías a su alrededor. Y nuestras casas y calles no pueden ser tan brillantes. Y las campanas navideñas pueden sonar no tan fuerte e inspiradoramente. A través de sirenas antiaéreas, o peor aún, disparos y explosiones”.

Dijo que Ucrania ha resistido a las fuerzas del mal durante trescientos días y ocho años, sin embargo, “en esta batalla, tenemos otra arma poderosa y efectiva. El martillo y la espada de nuestro espíritu y conciencia. La sabiduría de Dios. Coraje y valentía. Virtudes que nos inclinan a hacer el bien y a vencer el mal”.

Dirigiéndose directamente al pueblo ucraniano, dijo que el país cantaría villancicos más fuertes que el sonido de un generador de energía y escucharía las voces y los saludos de los familiares «en nuestros corazones», incluso si los servicios de comunicación e Internet no funcionan.

“E incluso en la oscuridad total, nos encontraremos, para abrazarnos con fuerza. Y si no hay calor, nos daremos un gran abrazo para calentarnos”.

Zelensky concluyó: “¡Celebraremos nuestras fiestas! Como siempre. Sonreiremos y seremos felices. Como siempre. La diferencia es uno. No vamos a esperar un milagro. Después de todo, lo creamos nosotros mismos”.

Un rescatista extingue un incendio en un taller en llamas después del bombardeo ruso en la ciudad de Jersón el 24 de diciembre de 2022. Crédito: Dimitar Kilkoff/AFP/Getty Images

Ucrania ha celebrado tradicionalmente la Navidad el 7 de enero de acuerdo con las costumbres cristianas ortodoxas, que reconocen el nacimiento de Jesús según el calendario juliano.

Pero una brecha de un año entre las ramas ucraniana y rusa de la iglesia ortodoxa se ha ampliado desde la invasión de Moscú en febrero.

Una rama de la iglesia ortodoxa de Ucrania anunció el mes pasado que permitiría que sus iglesias celebraran la Navidad el 25 de diciembre. Y muchos ucranianos más jóvenes ahora eligen celebrar la festividad el 25 de diciembre en un intento por alejarse de Rusia y acercarse al mundo occidental.

Ataques en Jersón

Horas antes de que Zelensky pronunciara su discurso de Navidad, una serie de mortíferos ataques rusos azotaron la ciudad de Jersón, donde apartamentos e instalaciones médicas se encontraban entre los edificios afectados, según Yaroslav Yanushevych, jefe de la administración militar de la región.

Yanushevych dijo el domingo que un total de 16 personas habían muerto en 71 ataques rusos en la región más amplia de Jersón el sábado, incluidos tres trabajadores de emergencia estatales que murieron durante las operaciones de desminado. Otras 64 personas sufrieron heridas de diversa gravedad, dijo.

Zelensky condenó el bombardeo de Jersón como un acto de “terror”.

Zelensky condenó el bombardeo como un acto de «terror». Crédito: Dimitar Kilkoff/AFP/Getty Images

“El país terrorista sigue trayendo el mundo ruso en forma de bombardeos a la población civil de Jerson. En la mañana, el sábado, en la víspera de Navidad, en la parte central de la ciudad”, dijo.

“Estas no son instalaciones militares”, escribió en Telegram el sábado. “Esta no es una guerra según las reglas definidas. Es terror, es matar por intimidación y placer”.

En noviembre, el ejército ruso se retiró de la ciudad de Jersón, la única capital regional que había capturado desde que comenzó la invasión, en un gran revés para el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Desde entonces, las fuerzas rusas se han apostado al otro lado del río desde Jersón y bombardean regularmente la ciudad desde allí.

Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí