(Reuters) – Los manifestantes que rechazan los resultados de las elecciones y acampan frente a las bases del Ejército brasileño se han convertido en «incubadoras del terrorismo», afirmó este domingo el ministro de Justicia entrante de Brasil, un día después de que la policía detonó un aparato explosivo y detuvo a un sospechoso al que acusó de tener vínculos con el campamento en Brasilia.

«Los graves acontecimientos de ayer en Brasilia demuestran que los llamados campamentos ‘patrióticos’ se han convertido en incubadoras de terroristas», tuiteó Flávio Dino, quien será el próximo ministro de Justicia de Brasil. «No habrá amnistía para los terroristas, sus partidarios y financiadores», añadió.

Los partidarios del presidente Jair Bolsonaro han acampado fuera de las bases del Ejército en Brasil durante semanas, instando a los militares a revocar la victoria del presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva, que asume el cargo el 1 de enero de 2023.

Un artefacto explosivo fue encontrado en Brasilia, capital de Brasil, el 24 de diciembre de 2022. (Crédito: Adriano Machado/Reuters)

Dino dijo que los preparativos para la toma de posesión de Lula serían «reevaluados, con vistas a reforzar la seguridad».

En otro tuit, Dino dijo que propondría la creación de «grupos especiales para combatir el terrorismo y el armamentismo irresponsable. El Estado de derecho no es compatible con estas milicias políticas».

La noticia de la bomba añadió una nueva dimensión a la violencia postelectoral en Brasil, donde las tensiones siguen siendo altas después de las elecciones más reñidas en una generación en el país.

Bolsonaro, que aún no ha reconocido su derrota, ha hecho afirmaciones infundadas sobre la credibilidad del sistema de votación de Brasil, y muchos de sus partidarios más acérrimos le creen. El jefe del tribunal electoral de Brasil rechazó el mes pasado una denuncia de los aliados de Bolsonaro que impugnaba la elección presidencial.

Seguidores del presidente Jair Bolsonaro generan disturbios 0:47

Las protestas contra la elección de Lula en Brasil

El campamento de Brasilia, frente al cuartel general del Ejército, se ha convertido en uno de los más extremos del país. El 12 de diciembre, día en que se certificó la victoria de Lula, algunos de los habitantes del campamento atacaron el cuartel general de la policía federal en Brasilia.

Robson Cândido, jefe de la Policía Civil en Brasilia, dijo que un hombre de 54 años del nororiental estado de Pará había sido detenido y confesó haber colocado el artefacto en un camión de combustible cerca del aeropuerto de Brasilia para sembrar el caos.

«Vino a participar en las protestas, frente al cuartel general del Ejército, y forma parte de ese movimiento que apoya al actual presidente», dijo a periodistas. «Están en esa misión, que según ellos es ideológica, pero que se ha descontrolado».

La policía también encontró rifles de asalto y otros explosivos en un apartamento alquilado por el hombre en Brasilia. Cândido dijo que el sospechoso era un propietario de armas registrado, parte de Coleccionista, Tirador Deportivo y Cazador (CAC), un grupo cuya membresía se ha sextuplicado a casi 700.000 personas desde que Bolsonaro fue elegido en 2018 y comenzó a flexibilizar las leyes de armas.

Cândido también dijo que el hombre, y quienes lo ayudaban, habían intentado activar el artefacto explosivo, pero que no había estallado. Dijo que aún no estaba claro cuántas otras personas estaban involucradas.

«Nunca hemos tenido bombas aquí en Brasil», sostuvo.

Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí