28/12/2022 a las 08:15

CET


El individuo, al parecer con las facultades mentales alteradas, se había colado en la vivienda, se había dado una ducha y estaba comiendo y bebiendo | Cuando le intentaron echar rompió una botella de cerveza y amenazó a los moradores

Un matrimonio de Manacor se llevó en la madrugada del pasado sábado un buen susto, cuando se despertaron al oír unos ruidos en la cocina y sorprendieron a un extraño que se había colado en la vivienda, se había dado una ducha y estaba comiendo completamente desnudo. El morador trató de echarle a la calle, pero el intruso reaccionó con violencia, rompió una botella de cristal y le amenazó con ella. Finalmente abandonó el domicilio cubierto únicamente con una toalla, momento en el que fue interceptado por una patrulla de la Policía Nacional, que le detuvo. Los agentes solicitaron la presencia de una ambulancia, ya que el hombre aparentaba tener alteradas sus facultades mentales.

El incidente ocurrió sobre las doce y media de la noche del pasado sábado en un domicilio de Manacor en el que reside un matrimonio, que estaba durmiendo. La pareja se despertó al oír voces que provenían de la cocina. Se levantaron y vieron un reguero de agua que salía del cuarto de baño y se dirigía a la cocina. La sorpresa mayúscula fue que allí había un desconocido completamente desnudo, que estaba comiendo y bebiendo.

La pareja le exigió que saliera inmediatamente de su casa, pero el intruso respondió que quería irse a Argentina, y prosiguió con una serie de frases incoherentes.

El morador optó entonces por cogerle del brazo para llevarle hasta la puerta, momento en el que el individuo reaccionó de forma violenta. Cogió el botellín de cerveza que estaba bebiendo, lo rompió y amenazó al hombre con el cristal roto.

El hombre le soltó y se apartó para evitar que el intruso le hiriera. Mientras tanto el extraño, que parecía estar perturbado mentalmente, seguía haciendo ademanes de amenaza con el botellín rota. Luego lo arrojó contra una puerta de cristal, que quedó destrozada.

Finalmente el hombre se anudó una toalla alrededor de la cintura y se marchó de la vivienda. El matrimonio llamó entonces a la Policía Nacional y relató el incidente. Una patrulla acudió con urgencia al lugar y localizó poco después al individuo, que caminaba por la calle cubierto solo por la toalla.

Los agentes le interceptaron y se entrevistaron con el sospechoso. El individuo, que fue identificado como un ciudadano argentino de 42 años, quedó detenido como presunto autor de los delitos de allanamiento de morada. Sin embargo, ante las sospechas de que pudiera tener sus facultades mentales alteradas, los policías solicitaron la intervención de una ambulancia, para que el personal médico lo evaluara y decidiera si era conveniente trasladarle a un centro sanitario.

Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí