(CNN) — Brindar por la llegada de un nuevo año es un ritual milenario y, para muchos, también lo es la temida secuela de la mañana siguiente: la resaca.

Lo que parecía muy divertido en ese momento ahora está causando que tus manos tiemblen, tu cabeza palpite y tu corazón se acelere, sin mencionar otros síntomas desagradables como mareos, náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz y sed insoportable.

¿Por qué estás sufriendo? Porque el licor que pasaba suavemente por tus labios ahora está causando estragos en tu cuerpo, causándote deshidratación, malestar estomacal e inflamación. Estas dolencias alcanzan su punto máximo cuando todo el alcohol abandona tu cuerpo.

No existe una forma científicamente probada para curar la resaca, pero los expertos dicen que se puede prevenir, o al menos reducir al mínimo la miseria del día siguiente. Así es cómo.

Bebe con el estómago lleno

Olvídate de una comida nocturna después de una noche de copas; eso es demasiado tarde, dicen los expertos. En su lugar, come antes de tu primer trago y sigue comiendo a medida que avanza la noche.

“La comida en el estómago ralentiza el vaciamiento gástrico y puede reducir los síntomas de la resaca”, dijo el Dr. Robert Swift, profesor de psiquiatría y comportamiento humano en la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.

Comer un poco antes de empezar a beber puede reducir los síntomas de la resaca, dicen los expertos. MaximFesenko/iStockphoto/Getty Images

¿Por qué ayuda la comida? Porque el alcohol no se metaboliza en el estómago, sino a través del tracto intestinal justo debajo, dijo Swift.

“Si alguien se toma con el estómago vacío, por ejemplo, todo ese alcohol puro no se diluye en el estómago y pasa al intestino muy rápidamente”, dijo Swift, quien ha estudiado el abuso del alcohol desde la década de 1990.

“Sin embargo, si el estómago contiene comida, hay jugos gástricos y enzimas que mezclan la comida y el alcohol, y solo pequeñas cantidades de comida pasan al intestino”, dijo. “Ahora el alcohol se diluye en el estómago y solo se absorbe una pequeña cantidad de alcohol en cualquier momento”.

Mantente hidratado

El mismo principio se aplica al agua y otras bebidas no alcohólicas, dijo Swift. “Si el alcohol se mezcla con líquido, se diluye, así que cuando pasa a los intestinos, no es tan irritante. Es menos probable que tenga los intestinos inflamados o el revestimiento del estómago inflamado”.

Beber agua puede ayudar a reducir la deshidratación que se produce al tomar demasiadas bebidas alcohólicas. Lightfield Studios/Adobe Stock

Hay otro beneficio de beber agua entre bebidas, dijo John Brick, exjefe de investigación del Centro de Estudios sobre el Alcohol, División de Educación y Capacitación de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey.

“La causa principal de la resaca es la deshidratación y la pérdida de líquidos, junto con vitaminas y minerales”, dijo Brick, autor de “The Doctor’s Hangover Handbook” y artículos científicos sobre los efectos bioconductuales del alcohol y otras drogas.

Tomar solo 3½ bebidas alcohólicas puede resultar en la pérdida de hasta un cuarto de galón de agua durante varias horas, agregó Brick. “Esa es una buena cantidad de agua que debe reponerse”.

La deshidratación por el alcohol puede afectar aún más a una mujer, y es más probable que sufra resaca, incluso si bebe menos que un hombre, dijo Swift. Eso se debe a que un hombre tiene un mayor porcentaje de agua corporal que una mujer de la misma altura y peso, por lo que la misma cantidad de alcohol estará más diluida en un hombre, dijo.

“La mujer tendrá una mayor concentración de alcohol en la sangre porque su cuerpo contiene menos agua para diluirlo”, dijo. “Las mujeres son mucho más susceptibles a los efectos nocivos del alcohol (y ellas) se intoxican más y desarrollan la enfermedad hepática por alcohol antes que los hombres”.

Elije cerveza, vino o licores con menos aditivos

El alcohol que bebemos, llamado alcohol etílico o etanol, es el subproducto de la fermentación de carbohidratos y almidones, generalmente algún tipo de grano, uva o baya. Utilizamos los subproductos de la fermentación de otras maneras: se agrega etanol a la gasolina de nuestros automóviles y se usa alcohol metílico o metanol, una sustancia tóxica, como solvente, pesticida y fuente de combustible alternativo. También llamado alcohol de madera, el alcohol metílico elaborado por contrabandistas cegó o mató a miles de personas durante la Prohibición.

Eso no es todo: la lista de subproductos o productos químicos agregados por los fabricantes para darle sabor puede leerse como una lista de suministros en un almacén industrial: formiato de etilo, acetato de etilo, n-propanol, isobutanol, butan-1-ol, isopentanol y alcoholes isoamílicos. Un estudio de 2010 investigó la intensidad de las resacas en personas que bebieron el bourbon de licor de color más oscuro en comparación con el vodka claro.

En general, la cerveza y los licores de color oscuro tienden a contener más congéneres y, por lo tanto, es más probable que causen resacas, dicen los expertos. Un estudio de 2010 investigó la intensidad de las resacas en personas que bebieron el bourbon de color más oscuro versus el vodka claro.

«Los congéneres en el bourbon… aumentaron significativamente la intensidad de la resaca, lo que no es demasiado sorprendente ya que el bourbon tiene unas 37 veces la cantidad de congéneres que el vodka», dijo Brick.

Los conservantes químicos llamados sulfitos, conocidos por causar reacciones alérgicas en personas sensibles, también son un subproducto natural de la fermentación en pequeñas cantidades. Sin embargo, muchos fabricantes de cerveza y vino agregan sulfitos a sus productos para prolongar la vida útil. (Los sulfitos también se agregan a los refrescos, cereales, edulcorantes, alimentos enlatados y ultraprocesados, medicamentos y más).

Los vinos dulces y blancos tienden a tener más sulfitos que los tintos, pero los vinos tintos contienen más taninos, que son compuestos amargos o astringentes que se encuentran en la piel y las semillas de las uvas. Al igual que los sulfitos, los taninos pueden desencadenar reacciones alérgicas en personas sensibles.

Como resultado, limitar tu consumo a cervezas ligeras, licores claros y vino blanco podría ayudar a mantener a raya la resaca.

Abstenerse

Sin embargo, al final, los expertos dicen que solo hay una verdadera forma de prevenir, o curar, la resaca: no beber.

“No existe una cura simple porque hay muchos factores complejos que producen los múltiples síntomas de la resaca”, dijo Swift. “Y es por eso que la única cura real para la resaca es no beber alcohol o beber una cantidad tan baja de alcohol que no provoque una resaca”.

Aclaración: esta historia se actualizó para aclarar que el alcohol que bebemos, llamado etanol, y el etanol en la gasolina que se usa para los automóviles es el mismo subproducto de la fermentación.

Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí