El juez ve indicios de que el Barça cometió cohecho por los pagos a Negreira

0

El juez que instruye el ‘caso Negreira’, Joaquín Aguirre, ha visto indicios de que el Fútbol Club Barcelona, como persona jurídica, así como los expresidentes Sandro Rosell y Josep María Bartomeu pudieron cometer un delito de cohecho por los pagos «consumados» durante años a José María Enríquez Negreira, exdirigente arbitral. El magistrado considera en un auto conocida este jueves que el cohecho se ha producido al haberse realizado las entregas, «se demuestre o no la corrupción sistémica del arbitraje español a causa de tales pagos».

La resolución del juez Aguirre señala, además, que el Barcelona abonó a través de «sociedades interpuestas» los servicios de Enríquez Negreira, uno de los tres vicepresidentes del Comité Técnico de Árbitros (CTA) integrado en la Real Federación Española de Futbol. «Un Hecho no negado y acreditado documentalmente» en la investigación, señala.

En el caso del principal acusado, se le atribuye un delito continuado de cohecho pasivo en concepto de autor y a su hijo Javier otro delito continuado de cohecho pasivo en concepto de cooperador necesario. Respecto a la persona jurídica del Barcelona y a los directivos del citado club investigados se les atribuye un delito continuado de cohecho activo. Todo ello sin perjuicio de mantener la calificación alternativa del delito de corrupción deportiva, al menos durante esta fase de instrucción.

Noticia relacionada

El auto también recoge la aplicación de la jurisprudencia sobre el cohecho aplicado a estas diligencias previas. Afirma que Enríquez Negreira desempeñaba funciones públicas como vicepresidente del CTA, entre otras las relativas a las calificaciones de los árbitros y a los ascensos y descensos de árbitros. Y añade que los pagos del club azulgrana pueden considerarse en atención al cargo que desempeñaba.

Estas entregas se prolongaron aproximadamente durante unos 18 años, fueron incrementándose desde los 70.000 euros iniciales hasta los 700.000 euros anuales. La entidad cesó en el pago tan pronto como Negreira cesó como vicepresidente del CTA. «Por deducción lógica, detalla el juez en su auto, los pagos realizados por el FC Barcelona satisfacían los intereses del club en atención a su duración y al incremento anual. De aquí se deduce también que produjeron los efectos arbitrales deseados por el FC Barcelona, de tal manera que debió existir una desigualdad en el trato con otros equipos y la consiguiente corrupción sistémica en el conjunto del arbitraje español».

No obstante, las investigaciones de la Guardia Civil solo podrá confirmar estos extremos obtenidos por inferencia lógica, advierte el instructor. Tras ser cesado como vicepresidente del CTA a mediados de 2018, el club decidió prescindir de los servicios de Negreira y este envió una carta intimidatoria indicándole a su entonces presidente, en esencia, que si no le seguían pagando revelaría una serie de hechos que podrían perjudicar gravemente al club.

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here