El presidente de Azerbaiyán, Aliyev, es reelegido de forma aplastante tras una histórica victoria en Karabaj

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, obtuvo un quinto mandato consecutivo en las elecciones del miércoles, según mostraron los resultados oficiales, un resultado esperado después de la histórica victoria de su país sobre los separatistas armenios el año pasado.

Emitido el: Modificado:

3 minutos

Los recuentos mostraron que Aliyev ganó las elecciones con el 92 por ciento de los votos después de que casi todos los distritos electorales declararon resultados, en una votación celebrada durante una represión contra los medios independientes y en ausencia de una oposición real.

“El pueblo azerbaiyano ha elegido a Ilham Aliyev como presidente del país”, dijo el jefe de la Comisión Electoral Central, Mazahir Panahov, en una conferencia de prensa.

La participación fue del 67,7 por ciento, añadió.

Aliyev fue aclamado en casa después de que sus tropas recuperaron en septiembre la región separatista de Nagorno-Karabaj de manos de los separatistas armenios que la habían controlado durante décadas.

Pero los principales partidos de oposición de la nación rica en petróleo boicotearon la votación, que un líder de la oposición, Ali Kerimli, del partido Frente Popular, calificó de “imitación de democracia”.

“No existen condiciones en el país para la celebración de elecciones libres y justas”, afirmó.

Los otros seis candidatos que se presentaban eran poco conocidos y habían elogiado a Aliyev como un gran estadista y comandante en jefe desde que anunció las elecciones en diciembre, un año antes de lo previsto.

Entonando canciones patrióticas, varios miles de partidarios de Aliyev se reunieron el miércoles por la noche en las calles del centro de Bakú para celebrar su reelección.

Algunos manifestantes portaban carteles que decían “El libertador de Karabaj” y “¡Estamos orgullosos de usted!”.

El presidente y la primera dama Mehriban Aliyeva viajaron a Karabaj el miércoles para emitir sus votos en la principal ciudad de la región, Khankendi.

Por primera vez en la historia postsoviética de Azerbaiyán, se abrieron 26 colegios electorales en Karabaj.

El enclave ha quedado prácticamente desierto después de que toda su población étnica armenia (más de 100.000 personas) huyera a Armenia tras la toma de poder de Bakú.

‘Escalada la represión’

El mes pasado, Aliyev calificó la victoria de Karabaj como “un acontecimiento trascendental sin paralelo en la historia de Azerbaiyán”.

“Las elecciones marcarán el comienzo de una nueva era”, afirmó, cuando el país celebrará por primera vez la elección presidencial en todo su territorio.

Sus partidarios han elogiado a Aliyev por convertir un país alguna vez considerado como un remanso soviético en un floreciente proveedor de energía para Europa.

Pero los críticos dicen que ha aplastado a los grupos de oposición y asfixiado a los medios independientes.

La victoria de Aliyev era una conclusión inevitable, dijo la analista independiente Ghia Nodia del Centro de Estudios Estratégicos del Cáucaso.

“No hubo ningún suspenso en estas elecciones sin el más mínimo signo de competitividad”.

En los últimos meses, las autoridades azerbaiyanas han intensificado la presión sobre los medios de comunicación independientes, arrestando a varios periodistas críticos que habían expuesto corrupción de alto nivel.

“En el país se violan todos los derechos fundamentales, los partidos de oposición no pueden funcionar normalmente, la libertad de reunión está restringida, los medios de comunicación están bajo presión del gobierno y la disidencia política está siendo reprimida”, afirmó Kerimli, del Frente Popular.

El martes, Amnistía Internacional dijo: “La creciente represión por parte de las autoridades azerbaiyanas antes de las elecciones no es sólo un ataque a los derechos individuales, es un asalto generalizado y coordinado a la sociedad civil y al Estado de derecho”.

gobierno dinástico

Aliyev, de 62 años, fue elegido presidente por primera vez en 2003 tras la muerte de su padre, Heydar Aliyev, un ex oficial de la KGB que había gobernado Azerbaiyán desde 1993.

Fue reelegido en 2008, 2013 y 2018, con el 86 por ciento de los votos.

Todas las elecciones fueron denunciadas por los partidos de oposición como amañadas.

En 2009, Aliyev enmendó la constitución del país para poder postularse para un número ilimitado de mandatos presidenciales, una medida criticada por defensores de los derechos humanos que dijeron que podría convertirse en presidente vitalicio.

En 2016, Azerbaiyán adoptó controvertidas enmiendas constitucionales que ampliaron el mandato del presidente de cinco a siete años.

Luego nombró a su esposa como primera vicepresidenta.

Alrededor de seis millones de votantes estaban inscritos para las elecciones, que fueron supervisadas por observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

(AFP)

Fuente