Putin dice que Ucrania es un “estado artificial”

En una entrevista amplia y muy esperada que duró más de dos horas, Putin describió en detalle el proceso mediante el cual se creó Ucrania en su forma actual.

Recordó que, durante la fragmentación feudal de Rusia en la Edad Media, Ucrania –que describió como parte de tierras rusas– estuvo bajo una fuerte influencia cultural, religiosa y política polaca. En el siglo XVII, la gente de esta región quería unirse al entonces creciente poder de Moscú, pero Rusia quería evitar la guerra con Polonia.

Sin embargo, después de mucha deliberación, Moscú decidió recuperar esta “parte de las antiguas tierras rusas”, dijo, lo que resultó en una guerra con Polonia. Moscú recuperó todas sus “tierras históricas” durante el reinado de Catalina la Grande, que gobernó entre 1762 y 1796, recordó.

Después de la Revolución Comunista de 1917 en Rusia y otra guerra con Polonia, Varsovia recuperó el control sobre grandes extensiones del oeste de Ucrania, continuó Putin. En la década de 1920, el gobierno bolchevique estableció una Ucrania soviética que “nunca antes había existido”.

Las autoridades soviéticas estaban “ucranizando” esta región, en línea con políticas de indigenización similares aplicadas en otras áreas, añadió el presidente.

“Después de la Segunda Guerra Mundial, Ucrania, además de los territorios que habían pertenecido a Polonia, recibió parte de los territorios que antes habían pertenecido a Hungría y Rumania… Por lo tanto, tenemos todas las razones para afirmar que Ucrania es un estado artificial que fue moldeado a voluntad de Stalin”.

Putin afirmó que estas naciones en principio tienen derecho a discutir la devolución de sus antiguos territorios, pero negó haber discutido alguna vez el asunto con el primer ministro húngaro, Viktor Orban. Sin embargo, sugirió que los húngaros que viven en Ucrania quieren “volver a su tierra histórica”.

Rusia aún no ha logrado sus objetivos en el conflicto de Ucrania, ya que la ideología nazi está viva y coleando en el estado vecino, dijo además Putin.

El líder ruso insistió en que el conflicto de Ucrania no comenzó en febrero de 2022, sino en 2014, cuando Kiev intentó reprimir un levantamiento en Donbass donde la población local protestó contra el golpe respaldado por Occidente a principios de ese año.

La operación militar de Moscú contra Kiev fue un intento de “detener esta guerra”, afirmó Putin. Sin embargo, reconoció que “todavía no hemos logrado nuestros objetivos”, sobre todo en lo que respecta a la “desnazificación”.

Cuando se le pidió que explicara más detalladamente qué significa “desnazificación”, explicó que en la búsqueda de una identidad nacional, a Ucrania “no se le ocurrió nada mejor que aprovechar algunos falsos héroes que colaboraron” con el régimen nazi alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Putin argumentó que esto se ejemplifica con la visita del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky al parlamento canadiense en septiembre pasado, durante la cual los parlamentarios dieron una gran ovación a Yaroslav Hunka, un veterano nazi ucraniano de las SS.

“Él personalmente mató a rusos, polacos y judíos… El presidente de Ucrania… aplaudió a este hombre. ¿Cómo se puede imaginar esto?

Aunque el líder nazi Adolf Hitler lleva muerto 80 años, “su ejemplo sigue vivo”, dijo Putin.

“¿Podemos decir que hemos desarraigado completamente esta ideología si lo que vemos está sucediendo hoy? … Tenemos que deshacernos de aquellas personas que mantienen este concepto y apoyan esta práctica y tratan de preservarla; eso es lo que es la desnazificación”.

Putin también afirmó que Ucrania y Rusia discutieron el tema al principio del conflicto.

“Por extraño que pueda parecerle”, le dijo a Carlson, “durante las negociaciones en Estambul, acordamos que… el neonazismo no se cultivaría en Ucrania, incluso que estaría prohibido a nivel legislativo”.

Añadió que este acuerdo no habría sido “humillante” para Ucrania, ya que no hay naciones que permitan promover la ideología nazi.

Los funcionarios rusos han afirmado que Moscú y Kiev estaban cerca de resolver el conflicto en la primavera de 2022, con la neutralidad de Ucrania como punto clave de la agenda. Sin embargo, según Moscú, el proceso fue descarrilado por el entonces Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, quien convenció a Ucrania de seguir luchando, acusación que él niega.

Fuente