Altamente peligroso”: funcionarios israelíes retirados advierten sobre las restricciones a la mezquita de Al-Aqsa durante el Ramadán

En una carta dirigida al gobierno y a funcionarios de inteligencia, un grupo de “comisionados y superintendentes retirados” advirtieron que los planes para restringir el acceso de los “ciudadanos palestinos de Israel” al lugar sagrado de Jerusalén serían muy peligrosos.

“La exclusión de los ciudadanos árabes de Israel de subir a orar al Monte del Templo podría provocar una escalada y disturbios a gran escala”, se lee en la carta, obtenida por el Canal 12.

“Las recomendaciones del Ministro de Seguridad Nacional están motivadas por consideraciones ideológicas y electorales y no por consideraciones operativas”.

Una propuesta presentada por Itamar Ben-Gvir, ministro de seguridad nacional de extrema derecha de Israel, para limitar la entrada de ciudadanos palestinos de Israel a la mezquita fue aceptada por el primer ministro Benjamín Netanyahu durante una reunión con altos funcionarios el domingo, según un periódico Haaretz. informe.

Las limitaciones se basarán en criterios como la edad y el sexo, cuyos detalles se decidirán en los próximos días.

Según se informa, Ben Gvir recomendó que sólo se permitiera la entrada a la mezquita a los ciudadanos palestinos de Israel mayores de 70 años durante el Ramadán, que comienza el próximo mes, mientras que la policía israelí recomendó la entrada a aquellos mayores de 45 años.

También propuso una prohibición total a que los palestinos de la Cisjordania ocupada rezaran en Al-Aqsa durante el mes sagrado, aunque aún no se ha tomado ninguna decisión al respecto.

Entre los firmantes de la carta del martes se encontraban ex comisionados de policía, incluidos Moshe Karadi, Shlomo Aharonishki, Assaf Hefetz y Roni Alsheich.

La carta agregaba que era importante “aprender y extraer lecciones de los acontecimientos que tuvieron lugar en el Monte del Templo en los últimos años.

“La policía israelí sabía en el pasado permitir la existencia de oraciones limitando el número de fieles, pero sólo sobre la base de una evaluación de la situación operativa y de inteligencia”, advirtió.

Las propuestas ya habían provocado una reacción violenta de otros sectores del establishment israelí.

La agencia de seguridad Shin Bet dijo la semana pasada que se oponía a las restricciones y en cambio favorecía el acceso irrestricto de los ciudadanos palestinos a Israel.

Durante el Ramadán del año pasado, las fuerzas israelíes utilizaron granadas paralizantes y dispararon gases lacrimógenos contra los fieles de la mezquita, antes de arrestar a cientos de personas.

Y en mayo de 2021, cientos de palestinos resultaron heridos después de que las tropas israelíes irrumpieran en el recinto y atacaran a los fieles durante el Ramadán con gases lacrimógenos, balas de acero recubiertas de goma y granadas paralizantes.

Las redadas, así como las incursiones israelíes en el barrio ocupado de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este, provocaron un importante ataque israelí contra la asediada Franja de Gaza.

Al menos 256 palestinos murieron en Gaza, entre ellos 66 niños.

Fuente