Comienza el nuevo salario mínimo de $20 en California para trabajadores de comida rápida

LIVERMORE, California (AP) — La mayoría de los trabajadores de comida rápida en California cobrarán al menos 20 dólares la hora a partir del lunes, cuando entrará en vigor una nueva ley que brindará más seguridad financiera a una profesión históricamente mal pagada y que amenaza con aumentar los precios en un estado ya conocido por su alto costo de vida.

Los demócratas de la legislatura estatal aprobaron la ley el año pasado en parte como reconocimiento de que muchas de las más de 500.000 personas que trabajan en restaurantes de comida rápida no son adolescentes que ganan algo de dinero para gastar, sino adultos que trabajan para mantener a sus familias.

Eso incluye inmigrantes como Ingrid Vilorio, quien dijo que comenzó a trabajar en un McDonald’s poco después de llegar a Estados Unidos en 2019. La comida rápida fue su trabajo de tiempo completo hasta el año pasado. Ahora trabaja unas ocho horas a la semana en Jack in the Box mientras realiza otros trabajos.

Un empleado cobra el pago en una tienda Auntie Anne’s and Cinnabon en Livermore, California, el jueves 28 de marzo de 2024. (Foto AP/Terry Chea)

“El aumento de $20 es fantástico. Ojalá esto hubiera llegado antes”, dijo Vilorio a través de un traductor. “Porque no habría buscado tantos otros trabajos en otros lugares”.

La ley fue apoyada por la asociación comercial que representa a los propietarios de franquicias de comida rápida. Pero desde que fue aprobada, muchos propietarios de franquicias se han lamentado del impacto que la ley está teniendo en ellos, especialmente durante la desaceleración de la economía de California.

Alex Johnson posee 10 restaurantes Auntie Anne’s Pretzels y Cinnabon en el área de la Bahía de San Francisco. Dijo que las ventas se desaceleraron en 2024, lo que lo llevó a despedir al personal de su oficina y depender de sus padres para que lo ayudaran con la nómina y los recursos humanos.

Aumentar los salarios de sus empleados le costará a Johnson alrededor de 470.000 dólares cada año. Tendrá que aumentar los precios entre un 5% y un 15% en sus tiendas y ya no contratará ni buscará abrir nuevas ubicaciones en California, dijo.

“Intento hacer lo correcto con mis empleados. Les pago todo lo que puedo. Pero esta ley realmente está afectando duramente nuestras operaciones”, dijo Johnson.

“Tengo que considerar vender e incluso cerrar mi negocio”, dijo. “El margen de beneficio se ha vuelto demasiado reducido si se tienen en cuenta todos los demás gastos que también están aumentando”.

Durante la última década, California ha duplicado su salario mínimo para la mayoría de los trabajadores a $16 por hora. Una gran preocupación durante ese tiempo fue si el aumento causaría que algunos trabajadores perdieran sus empleos a medida que aumentaran los gastos de los empleadores.

En cambio, los datos mostraron que los salarios aumentaron y el empleo no cayó, dijo Michael Reich, profesor de economía laboral en la Universidad de California-Berkeley.

“Me sorprendió lo poco o lo difícil que fue encontrar efectos de desempleo. En todo caso, encontramos efectos positivos en el empleo”, dijo Reich.

Además, Reich dijo que si bien el salario mínimo en todo el estado es de $16 por hora, muchas de las ciudades más grandes del estado tienen sus propias leyes de salario mínimo que establecen una tasa más alta que esa. Para muchos restaurantes de comida rápida, esto significa que el salto a 20 dólares por hora será menor.

La ley reflejaba un compromiso cuidadosamente elaborado entre la industria de la comida rápida y los sindicatos, que habían estado peleando por salarios, beneficios y responsabilidades legales durante casi dos años. La ley se originó durante negociaciones privadas entre los sindicatos y la industria, incluido el paso inusual de firmar acuerdos de confidencialidad.

La ley se aplica a los restaurantes que ofrecen servicio de mesa limitado o nulo y que forman parte de una cadena nacional con al menos 60 establecimientos en todo el país. Los restaurantes que operan dentro de un establecimiento de comestibles están exentos, al igual que los restaurantes que producen y venden pan como elemento independiente del menú.

Al principio, parecía que la exención del pan se aplicaba a los restaurantes Panera Bread. Bloomberg News informó que el cambio beneficiaría a Greg Flynn, un rico donante de campaña de Newsom. Pero la administración de Newsom dijo que la ley de aumento salarial se aplica a Panera Bread porque el restaurante no elabora masa en el lugar. Además, Flynn ha anunciado que pagaría a sus trabajadores al menos 20 dólares por hora.

Fuente