La Casa Blanca afirma que Israel acordó tomar en consideración las preocupaciones de Estados Unidos sobre Rafah

Aún no está claro si las conversaciones del lunes empujarán a Israel a retrasar o cancelar su planeado ataque a la populosa ciudad del sur de Gaza, donde cientos de miles de palestinos se han refugiado.

Los funcionarios de ambos países tuvieron un “compromiso constructivo con Rafa”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

A la reunión asistieron expertos gubernamentales y altos representantes, entre ellos el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, y su homólogo israelí, Tzachi Hanegbi, según el comunicado.

“La parte estadounidense expresó su preocupación por los distintos cursos de acción en Rafah. La parte israelí acordó tener en cuenta estas preocupaciones y mantener discusiones de seguimiento entre expertos”, anunció la Casa Blanca, agregando que se llevarán a cabo más discusiones, incluida otra reunión la próxima semana.

La posible invasión de Rafah ha sido un raro punto de desacuerdo público entre la administración del presidente estadounidense Joe Biden e Israel.

La ciudad, situada en la frontera con Egipto, alberga ahora a más de 1,5 millones de personas, la abrumadora mayoría de las cuales han sido desplazadas de sus hogares por la ofensiva israelí. Rafah es también la principal puerta de entrada de la ayuda humanitaria al territorio.

Los funcionarios estadounidenses advirtieron que una operación terrestre en Gaza sería un “error”, enfatizando que los civiles atrapados en la ciudad no tienen otro lugar adonde ir. Washington también ha expresado preocupación por los posibles efectos de un ataque terrestre sobre la ya terrible situación humanitaria en Gaza.

Pero Israel ha enfatizado que se necesita un ataque importante contra Rafah para derrotar a los batallones restantes de Hamas.

Estados Unidos ha subrayado que comparte el objetivo de eliminar a Hamas, pero existen métodos alternativos para atacar al grupo palestino sin una invasión total de Rafah.

Los aliados europeos de Israel también han expresado su oposición a un ataque a Rafah.

Las conversaciones del lunes estaban previstas originalmente para el mes pasado. Pero fueron reprogramados después de que el primer ministro Benjamín Netanyahu cancelara la delegación de Israel a Washington, DC, en protesta por una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que pedía un alto el fuego, que la administración Biden no vetó.

Más temprano el lunes, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, afirmó que la reunión se celebró virtualmente porque Estados Unidos quería “avanzar muy rápido” en el tema.

“Si van a seguir adelante con una operación militar, tenemos que tener esta conversación. Tenemos que entender cómo van a avanzar”, dijo Jean-Pierre a los periodistas.

A pesar de advertir contra una invasión de Rafah, la administración Biden ha dicho repetidamente que no hay líneas rojas en Gaza que obstaculicen la ayuda estadounidense y las transferencias de armas a Israel.

La guerra en Gaza ha matado a cerca de 33.000 palestinos y el bloqueo israelí del territorio lo ha llevado al borde de la hambruna.

Fuente