Ghost Autonomy respaldado por OpenAI se cierra

Ghost Autonomy, una startup que trabaja en software de conducción autónoma para socios fabricantes de automóviles, cerró, según se enteró TechCrunch.

La startup, que había recaudado casi 220 millones de dólares, publicó una nota en su sitio web que puso fin a sus operaciones mundiales y cerró la empresa a partir del miércoles. La empresa empleaba a unas 100 personas y tenía operaciones en Mountain View, Dallas y Sydney.

“Estamos orgullosos de las importantes innovaciones técnicas y del progreso que logró el equipo de Ghost en su misión de brindar autonomía al consumidor definida por software”, se lee en la nota en su sitio web. “El camino hacia la rentabilidad a largo plazo era incierto dado el actual clima de financiación y la inversión a largo plazo necesaria para el desarrollo y la comercialización de la autonomía. Estamos explorando destinos potenciales a largo plazo para las innovaciones de nuestro equipo”.

El cierre se produce apenas cinco meses desde que la startup se asoció con OpenAI a través del OpenAI Startup Fund para obtener acceso temprano a los sistemas OpenAI y los recursos de Azure de Microsoft. Ghost también recibió una inversión de 5 millones de dólares de OpenAI. Más recientemente cerró una ronda inicial de 55 millones de dólares el año pasado eso incluyó a los primeros inversores Keith Rabois de Founders Fund y Mike Speiser de Sutter Hill Ventures.

En ese momento, el cofundador y director ejecutivo de Ghost, John Hayes, promocionó los planes de la compañía para explorar las aplicaciones de modelos de lenguaje grande (LLM) multimodales (modelos de inteligencia artificial que pueden comprender texto e imágenes) en la conducción autónoma. Sostuvo que los LLM ofrecían una nueva forma de entender “la cola larga”, agregando razonamiento a escenas complejas donde los modelos actuales se quedan cortos. Los expertos se mostraron escépticos ante el enfoque.

Como tantas nuevas empresas que intentan comercializar tecnología de vehículos autónomos, Ghost ha cambiado su enfoque a lo largo de los años. La startup, originalmente llamada Locomoción fantasma, se fundó en 2017. La empresa hizo su debut público dos años después con una inversión total de 63,7 millones de dólares de Rabois de Founders Fund, Vinod Khosla de Khosla Ventures y Speiser de Sutter Hill Ventures, entre otros, y un plan para desarrollar un kit que permitiría que los vehículos de pasajeros de propiedad privada circularan de forma autónoma en las autopistas. La compañía dijo que entregaría esa tecnología en 2020.

Después de que esa fecha límite llegara y pasara, Ghost recaudó otros 100 millones de dólares en 2021 con un plan modificado para centrarse en la tecnología de prevención de accidentes. La ronda de financiación de la Serie D estuvo liderada por Sutter Hill Ventures y la inclusión de Founders Fund y Coatue. Hayes le dijo a TechCrunch en 2021 que la startup no había cerrado completamente la puerta al modelo de kit de consumo, sino que había centrado su atención en la tecnología universal para evitar colisiones en un esfuerzo por llegar al mercado más rápido.

Su premisa era que un sistema de conducción autónomo no necesitaba reconocer ni clasificar objetos antes de evitarlos. En cambio, la empresa rastreaba el movimiento de grupos de píxeles en una escena. La mayoría de los demás sistemas autónomos comienzan identificando un objeto y luego utilizan la localización de imágenes para determinar su tamaño, distancia y otras características relevantes. Esa estrategia se utiliza porque diferentes objetos (incluso aquellos del mismo tamaño) pueden comportarse de manera diferente.

Hayes, a quien contactamos el miércoles por correo electrónico, dijo que la compañía había completado un producto de conducción en carretera y se estaba moviendo en entornos urbanos a través de lo que describió como “entrega de última milla”.

“En última instancia, los años necesarios para llevar el producto al mercado no pudieron financiarse”, escribió.

Fuente