El viaje a la totalidad vale la pena por unos minutos de deleite sobrenatural.

Los hermanos Maurice Parrish de Los Ángeles, Patrick Parrish de Lexington, Kentucky, Robert Parrish de Hodgenville, Kentucky y Eric Parrish de Elizabethtown, Kentucky, estuvieron entre los que hicieron el viaje a Bloomington para experimentar el eclipse en su totalidad el lunes.

Fue un viaje que yo también hice, sin saber del todo qué esperar. Tuve la oportunidad de experimentar la totalidad cuando era estudiante de primaria en Illinois en 1979, pero el recuerdo de la cámara estenopeica y de estar con mis compañeros de clase en el estacionamiento es todo lo que queda.

Querer tener la oportunidad de experimentar la totalidad en los EE. UU. personalmente, al menos una vez como adulto, también me atrajo al viaje.

Patrick Parrish de Lexington, Kentucky, toma fotografías del eclipse usando un filtro especial para su teléfono inteligente el lunes en la Universidad de Indiana en Bloomington. (Carrie Napoleón/Post-Tribune)

Los hermanos Parrish me dijeron que hicieron un viaje similar en 2017 y se reunieron en Kentucky para experimentar el fenómeno. La experiencia los unió y supieron que valía la pena volver a estar juntos para repetir la actuación.

“No es difícil llegar a ellos”, dijo Patrick Parrish.

Se pararon a la sombra de un árbol en el césped del Memorial Stadium de la Universidad de Indiana, observando cómo la luna cruzaba lentamente frente al sol.

Las luces se encendieron durante la totalidad del eclipse fuera del Memorial Stadium de la Universidad de Indiana en Bloomington el lunes.  (Carrie Napoleón/Post-Tribune)
Las luces se encendieron durante la totalidad del eclipse fuera del Memorial Stadium de la Universidad de Indiana en Bloomington el lunes. (Carrie Napoleón/Post-Tribune)

Bromearon entre ellos mientras tomaban fotografías con las cámaras de sus teléfonos inteligentes a través de sus gafas protectoras y lentes de cámara.

Cuando los hermanos hicieron planes para ver la totalidad, les preocupaba que los cielos nublados descarrilaran sus planes de visión.

“Estábamos preocupados”, dijo Maurice Parrish, ya que el clima parecía mejor en Kentucky y no sabían qué esperar.

Kirk y Marietta Guesbeck de Sellersburg hacen la puerta trasera el lunes afuera del Memorial Stadium en Bloomington para ver el eclipse.  (Carrie Napoleón/Post-Tribune)
Kirk y Marietta Gruesbeck de Sellersburg están en la puerta trasera el lunes afuera del Memorial Stadium en Bloomington para ver el eclipse. (Carrie Napoleón/Post-Tribune)

Aun así, estaban contentos de hacer el viaje y pasar tiempo juntos como hermanos.

“Estoy muy contento de haberlo hecho”, dijo Robert Parrish.

Kirk y Marietta Gruesbeck de Sellerburg en el sur de Indiana regresaron a su alma mater, la Universidad de Indiana en Bloomington, el lugar donde se conocieron hace 52 años, para observar el eclipse.

Tawhid Rana, de Midland, Michigan, sostiene a su hija Thia mientras observa el sol a través de un telescopio en el Indianapolis Motor Speedway en Indianápolis, el lunes 8 de abril de 2024. (Foto AP/Michael Conroy)
Tawhid Rana, de Midland, Michigan, sostiene a su hija Thia mientras observa el sol a través de un telescopio en el Indianapolis Motor Speedway en Indianápolis, el 8 de abril de 2024. (Foto AP/Michael Conroy)

Al igual que los hermanos Parrish, ellos también viajaron para ver la totalidad en 2017, donde terminaron en Hopkinsville, Kentucky.

“Quedamos muy impresionados. Fue encantador”, dijo Marietta Gruesbeck.

Calculan que esta será su última oportunidad de ver la totalidad hasta que decidan viajar fuera del país, ya que el próximo eclipse programado para ser visible en algunas partes de los EE. UU. no será hasta 2044.

Las gafas Eclipse se muestran en el Indianapolis Motor Speedway en Indianápolis, el lunes 8 de abril de 2024. (Foto AP/Michael Conroy)
Las gafas Eclipse se muestran en el Indianapolis Motor Speedway en Indianápolis, el 8 de abril de 2024. (Foto AP/Michael Conroy)

Instalaron sillas de jardín afuera del Memorial Stadium para asistir al evento. Llegaron temprano el lunes por la mañana y tenían una habitación de hotel en el centro para poder pasar la noche y partir el martes. La pareja dijo que no querían volver a quedarse atrapados en el tráfico como se encontraron en su último viaje durante el eclipse.

Su estrategia funcionó, al menos durante el viaje a Bloomington. La pareja dijo que no encontraron tráfico en su camino a Bloomington.

La pareja estaba un poco decepcionada porque el césped no estaba lleno de gente como el parque en el que estaban en 2017. La mayoría de los que asistieron al evento, IU pagó el precio de la entrada para entrar al estadio para ver una actuación de Janelle Monáe y una aparición de William. Shatner.

“Cuando estábamos en Hopkinsville, había gente en todos lados”, dijo.

Los Gruesbeck dijeron que estaban un poco emocionados de que la totalidad fuera más larga este año que en 2017, donde duró aproximadamente 2 minutos y 40 segundos desde su lugar de observación en Kentucky. El lunes, la totalidad duró poco más de 4 minutos en Bloomington.

“Esto es mucho mejor”, dijo.

IU esperaba que unas 300.000 personas inundaran la ciudad para ver el espectáculo, pero la asistencia fue considerablemente menor. Los estacionamientos no estaban ni cerca de su capacidad. Los negocios e iglesias de los alrededores que esperaban cosechar los beneficios de una afluencia de personas vendiendo comida, vasos y espacios de estacionamiento vieron sus lotes vacíos y mucha menos gente caminando junto a sus productos.

Mientras la luna avanzaba delante del sol, la gente observaba, charlaba y se movía por el recinto. La música del estadio y los vítores del público marcaron la tarde. Poco antes de la totalidad, la mayoría de la gente estaba firmemente en su lugar mirando al sol. Una cuenta regresiva hacia la totalidad desde el interior del estadio resonó con el rugido de vítores cuando la luna cubrió completamente el sol.

Las luces automáticas se encendieron en los estacionamientos cuando el cielo se oscureció.

La oscuridad era como una noche iluminada por la luna una o dos horas después del atardecer.

Apenas unos minutos después de que el sol se oscureciera, la cuenta regresiva se reanudó dentro del estadio y los vítores aumentaron cuando la sombra de la luna comenzó a alejarse del sol.

Fue inquietante y emocionante.

Los hermanos Gruesbeck y Parrish tenían razón: valía la pena el esfuerzo de llegar al camino de la totalidad, quedarse afuera y mirar hacia arriba.

Carrie Napoleon es redactora del Post-Tribune.

cnapoleon@chicagotribune.com

Fuente