Un palestino muerto y varios heridos en un ataque de colonos a una aldea de Cisjordania

El ataque, que duró horas, se produjo después de que un adolescente israelí desapareciera de su asentamiento, y las fuerzas de seguridad israelíes y cientos de voluntarios formaron un gran grupo de búsqueda para encontrarlo.

Alrededor de 1.500 colonos israelíes, muchos de ellos armados, irrumpieron en la aldea de al-Mughayyir, al noreste de Ramallah, disparando contra los residentes e incendiando casas y coches, bajo la protección del ejército.

La Media Luna Roja Palestina informó que 25 personas resultaron heridas, ocho de las cuales fueron alcanzadas por fuego real. El hombre asesinado fue posteriormente identificado por su familia como Jihad Abu Alia, de 26 años.

Kazem al-Hajj, uno de los activistas que hace campaña contra los asentamientos israelíes en la aldea, dijo a Middle East Eye que el ataque fue el más horrible de los últimos años.

“Tan pronto como los residentes de la aldea se enteraron del ataque de los colonos, intentaron enfrentarlos dirigiéndose a la zona norte. Jihad Abu Alia era uno de ellos, pero las balas de los colonos lo alcanzaron en la cabeza y cayó al suelo inmediatamente”, añadió Hajj.

Abu Alia murió desangrado después de que los soldados israelíes impidieran que las ambulancias llegaran hasta los heridos.

Durante el ataque, los colonos prendieron fuego a más de 40 instalaciones palestinas y 50 vehículos en al-Mughayyir, provocando que también se incendiaran tierras agrícolas cercanas.

“La escena era terrible, nubes de humo llenaron el pueblo y el sonido de las ambulancias no amainó en medio de los intensos y continuos disparos”, continuó Hajj.

Los colonos procedían del puesto avanzado de Mallahi, que establecieron durante los últimos dos años sobre el campamento del ejército israelí de Jabeit, que fue construido originalmente en tierra palestina al norte de Ramallah.

Hajj añadió que la aldea ha sido objeto de ataques diarios por parte de colonos que “siguen una política de asentamiento pastoral para controlar las tierras de la aldea” con una clara protección de los soldados israelíes.

Varias horas después de que comenzara el ataque, el ejército israelí se retiró de la aldea, pero permaneció en sus entradas, imponiendo un cierre total y levantando puestos de control.

Las tropas israelíes también atacaron varias aldeas palestinas vecinas y llevaron a cabo operaciones de búsqueda respaldadas por un helicóptero.

Fuente