The Next Frontier for Brain Implants Is Artificial Vision

Brian Bussard tiene 25 pequeños chips en su cerebro. Se instalaron en febrero de 2022 como parte de un estudio que prueba un dispositivo inalámbrico diseñado para producir una visión rudimentaria en personas ciegas. Bussard es el primer participante.

Bussard, de 56 años, perdió la visión en su ojo izquierdo a los 17 años después de que se le desprendió la retina. Le siguió el ojo derecho en 2016, dejándolo completamente ciego. Recuerda el momento exacto en que sucedió. “Fue lo más difícil por lo que he pasado”, dice. Con el tiempo, aprendió a adaptarse.

En 2021, se enteró de una prueba de una prótesis visual en el Instituto de Tecnología de Illinois en Chicago. Los investigadores advirtieron que el dispositivo era experimental y que no debería esperar recuperar el nivel de visión que tenía antes. Aún así, estaba lo suficientemente intrigado como para inscribirse. Gracias a los chips en su cerebro, Bussard ahora tiene una visión artificial muy limitada: lo que él describe como “destellos en una pantalla de radar”. Con el implante puede percibir personas y objetos representados con puntos blancos e iridiscentes.

Bussard es uno de los pocos ciegos de todo el mundo que se han arriesgado a una cirugía cerebral para conseguir una prótesis visual. En España, investigadores de la Universidad Miguel Hernández han implantado un sistema similar a cuatro personas. Los ensayos son la culminación de décadas de investigación.

También hay interés de la industria. Cortigent, con sede en California, es desarrollando el Orión, que ha sido implantado en seis voluntarios. Neuralink de Elon Musk también está trabajando en un implante cerebral para la visión. en un X publicación En marzo, Musk dijo que el dispositivo de Neuralink, llamado Blindsight, “ya está funcionando en monos”. Y añadió: “La resolución será baja al principio, como los primeros gráficos de Nintendo, pero al final puede superar la visión humana normal”.

Esa última predicción es poco probable, considerando que la visión es un proceso tan complejo. Existen enormes barreras técnicas para mejorar la calidad de lo que las personas pueden ver con un implante cerebral. Sin embargo, incluso generar una visión rudimentaria podría proporcionar a las personas ciegas una mayor independencia en su vida cotidiana.

“No se trata de recuperar la visión biológica”, dice Philip Troyk, profesor de ingeniería biomédica en Illinois Tech, quien dirige el estudio en el que participa Bussard. “Se trata de explorar lo que podría ser la visión artificial”.

Cuando la luz llega al ojo, primero pasa a través de la córnea y el cristalino, las capas externa y media del ojo. Cuando la luz llega a la parte posterior del ojo (la retina), unas células llamadas fotorreceptores la convierten en señales eléctricas. Estas señales eléctricas viajan a través del nervio óptico hasta el cerebro, que interpreta esas señales como las imágenes que vemos.

Sin una retina o un nervio óptico intactos, los ojos no pueden comunicarse con el cerebro. Este es el caso de muchas personas con ceguera total. Los tipos de dispositivos que Troyk y Neuralink están construyendo evitan por completo el ojo y el nervio óptico, enviando información directamente al cerebro. Debido a esto, tienen el potencial de abordar cualquier causa de ceguera, ya sea por enfermedad ocular o traumatismo.

La región específica del cerebro que procesa la información recibida de los ojos se llama corteza visual. Su ubicación en la parte posterior de la cabeza lo hace fácilmente accesible para un implante. Para colocar los 25 chips en el cerebro de Bussard, los cirujanos realizaron una craneotomía de rutina para extraer un trozo de su cráneo.



Fuente