Asamblea General de la ONU aprueba la calificación de Palestina como miembro de pleno derecho

En la sesión de emergencia del viernes en la 49ª reunión de la Asamblea General de la ONU, 143 países votaron a favor de mejorar el estatus de Palestina en las Naciones Unidas, nueve votaron en contra y 25 abstenciones.

Israel y Estados Unidos votaron en contra de la resolución.

El embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, dijo el lunes que si se aprobaba la medida, esperaba que Estados Unidos recortara la financiación a las Naciones Unidas y sus instituciones, de acuerdo con la ley estadounidense.

El embajador también llevó una pequeña trituradora de papel al podio y destrozó la carta de la ONU para simbolizar cómo ve Israel la votación “destructiva” del viernes.

El Observador Permanente de Palestina ante las Naciones Unidas, Riyad Mansour, habló de un día en el que Palestina “ocupe el lugar que le corresponde entre las naciones libres”.

La resolución pide al Consejo de Seguridad que reconsidere la solicitud de que Palestina se convierta en el miembro número 194 de las Naciones Unidas. Estados Unidos vetó una resolución del Consejo de Seguridad el 18 de abril que habría allanado el camino para ser miembro pleno.

La resolución no otorga a Palestina membresía plena en la ONU, pero la reconoce como calificada para unirse.

La resolución señala que se hace “sobre una base excepcional y sin sentar un precedente”, lo que disuade a otros aspirantes como Kosovo o Taiwán de emplear la misma estrategia en la ONU.

En defensa de su voto, Estados Unidos mantuvo su posición de que la plena condición de Estado palestino y su plena membresía en la ONU deberían ser resultado de negociaciones entre israelíes y palestinos.

Robert A. Wood, embajador de Estados Unidos ante la ONU, afirmó que la resolución no “resuelve las preocupaciones sobre la solicitud de membresía de Palestina planteadas en abril en el Consejo de Seguridad”.

Estados Unidos también amenazó con que si el Consejo de Seguridad de la ONU reconsidera su voto sobre el estatus de miembro de Palestina, ejercerá una vez más su veto.

El nuevo proyecto de resolución determina que el Estado de Palestina está “calificado para ser miembro de las Naciones Unidas” y, por lo tanto, debe ser admitido como miembro.

La resolución está siendo vista como una forma de eludir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y dar un primer paso hacia la membresía plena.

Lo más notable es que la resolución busca adoptar nuevos derechos y privilegios para Palestina en asuntos procesales en la ONU, a pesar del continuo “estatus de observador” del estado, y solicita al secretario general de la ONU que implemente estos privilegios.

Los nuevos privilegios también incluyen el derecho a hacer declaraciones en nombre de un grupo, a presentar propuestas y enmiendas y presentarlas oralmente, el derecho de réplica, así como copatrocinar propuestas y enmiendas y plantear mociones de procedimiento, entre otros.

También permite que los miembros de la delegación palestina sean elegidos como funcionarios en el pleno y en las comisiones principales de la Asamblea General.

No otorga a Palestina el derecho a votar en la Asamblea General, proponer resoluciones o presentar su candidatura a los órganos de la ONU.

También otorga el derecho a “la participación plena y efectiva en las conferencias de las Naciones Unidas y en las conferencias y reuniones internacionales convocadas bajo los auspicios de la Asamblea General”.

El Estado de Palestina también podría ocupar un asiento entre los Estados miembros en orden alfabético y tener derecho a figurar como orador en temas de la agenda distintos de Oriente Medio o Palestina.

Después de la votación de la Asamblea General de la ONU, el presidente palestino Mahmoud Abbas enfatizó que Palestina “continuaría su esfuerzo” para obtener el estatus de miembro pleno de la ONU y está buscando otra votación en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Fuente