ONU dice cientos de muertos por inundaciones repentinas en Afganistán

Las inundaciones repentinas provocadas por las fuertes lluvias estacionales en Afganistán se han cobrado la vida de más de 300 personas y destruido más de 1.000 casas, informó el sábado la agencia alimentaria de las Naciones Unidas.

El Programa Mundial de Alimentos dijo que estaba distribuyendo galletas fortificadas a los sobrevivientes de una de las muchas inundaciones que azotaron Afganistán en las últimas semanas, principalmente la provincia norteña de Baghlan, que sufrió la peor parte de las inundaciones del viernes.

En la vecina provincia de Takhar, los medios de comunicación estatales informaron que las inundaciones mataron al menos a 20 personas.

Zabihullah Mujahid, portavoz principal del gobierno talibán, publicó en la plataforma de redes sociales X que “cientos… han sucumbido a estas calamitosas inundaciones, mientras que un número sustancial ha sufrido lesiones”.

Mujahid identificó las provincias de Badakhshan, Baghlan, Ghor y Herat como las más afectadas. Añadió que “la extensa devastación” ha provocado “importantes pérdidas financieras”.

Dijo que el gobierno había ordenado que se movilizaran todos los recursos disponibles para rescatar a las personas, transportar a los heridos y recuperar a los muertos.

El Ministerio de Defensa talibán anunció en un comunicado el sábado que la fuerza aérea del país ya comenzó a evacuar a la gente en Baghlan y rescató a un gran número de personas atrapadas en zonas inundadas y transportó a 100 heridos a hospitales militares de la región.

Richard Bennett, relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Afganistán, escribió en X que las inundaciones son un crudo recordatorio de la vulnerabilidad de Afganistán a la crisis climática y que se necesita tanto ayuda inmediata como planificación a largo plazo por parte de los talibanes y los actores internacionales.

Vídeos y fotografías publicados en las redes sociales mostraban a decenas de personas reunidas el sábado detrás del hospital de Baghlan buscando a sus seres queridos.

Fuente