Un macroestudio revela que las jóvenes con cáncer de mama de alto riesgo pueden someterse a técnicas de fertilidad

Una de las múltiples preocupaciones de las mujeres que reciben el mazazo de saber que tienen cáncer de mama antes de los 40 años es si podrán ser madres, sobre todo si no han tenido ningún hijo, dado que los tratamientos contra las células cancerígenas pueden detener el funcionamiento de los ovarios e impedir la gestación. Pero un macroestudio a nivel mundial, que ha analizado datos de casi 5.000 mujeres, en 78 centros oncológicos, durante 20 años, indica que pueden someterse a técnicas de reproducción asistida antes de empezar el tratamiento y, de esta forma, incrementar sus posibilidades de ser madres con posterioridad, incluso las mujeres que tienen genes que aumentan el riesgo de padecer cáncer y recaídas.

Fuente