Romería de los republicanos al histórico juicio penal a Trump

En los 18 días desde que se inició el histórico juicio penal contra Donald Trump no ha habido en el edificio de tribunales del bajo Manhattan donde tiene lugar el proceso ni rastro de Melania Trump, la tercera esposa del expresidente y candidato de facto republicano, ni de Ivanka, su hija mayor. Eso no quiere decir que Trump haya estado solo. Junto a una cohorte de otros familiares como su hijo Eric, senadores y congresistas republicanos descienden a diario hasta la corte para acompañarle como parte de un amplio séquito que también ha incluido fiscales generales de un par de estados. Se trata de una auténtica romería que subraya el control sobre el partido que mantiene Trump, un líder que da prioridad a la lealtad y que cuenta con la fuerza de una base electoral devota.

Fuente