Sue Bird puede identificarse con la situación perdedora de Caitlin Clark en sus primeros días en la WNBA

NUEVA YORK – Sue Bird puede identificarse con las primeras frustraciones de Caitlin Clark por perder en la WNBA.

Pero Bird sabe por experiencia cómo las cosas podrían cambiar para el tan comentado novato.

Bird, que ahora tiene 43 años, salió de UConn, donde ganó dos títulos de la NCAA y solo perdió cuatro juegos. Clark llevó a su equipo de Iowa a juegos consecutivos del Campeonato de la NCAA y se convirtió en la líder anotadora de su carrera en la División I de la NCAA.

Ambas fueron selecciones número uno en el draft de la WNBA, con 22 años de diferencia, y terminaron en equipos en último lugar.

Indiana Fever de Clark solo tiene una victoria en sus primeros siete juegos. Bird, quien finalmente ganó cuatro títulos de la WNBA con Seattle, recomienda paciencia para Clark. Recientemente vio desde la cancha cómo Nueva York venció a Clark e Indiana ante más de 17.000 fanáticos en el Barclays Center.

Ahora copropietaria de Storm, Bird se une a Lisa Leslie (LA Sparks) y Renee Montgomery (Atlanta Dream) como exjugadoras de la WNBA convertidas en propietarias.

Bird cree que contratos de derechos de transmisión más lucrativos y un convenio colectivo mejorado cambiarán “dramáticamente” el panorama de la WNBA en los próximos años. Eso puede incluir mejores salarios, más equipos y más jugadores en una plantilla.

Clark ganará sólo $76,000 como la primera selección, aunque firmó acuerdos NIL en la universidad con Gatorade, State Farm y recientemente con Wilson como profesional. Sin embargo, muchos en la WNBA todavía compiten en otros países para complementar sus ingresos, dado que el súper máximo para veteranos de 2024 es de $241,000.

La NBA tiene derechos de transmisión que generan más de 20 mil millones de dólares en ingresos, y la primera selección del draft de 2023, Victor Wembanyama, ganó 12,1 millones de dólares en su temporada de novato. El salario mínimo de la NBA es de 1,1 millones de dólares, siendo Steph Curry de Golden State el que más gana con 51,9 millones de dólares este año.

Bird habló con The Associated Press durante la reciente Cumbre sobre Negocios del Deporte Femenino en la ciudad de Nueva York sobre varios temas. Sus comentarios han sido editados para mayor claridad y brevedad:

Formas en que la WNBA puede crecer: ¿plantillas más grandes, más equipos, una G League?

Si soy honesto, hemos hecho nuestra parte (como jugadores). El producto en el suelo nunca ha sido mejor. Ahora es el acuerdo sobre los derechos de los medios, depende de los patrocinadores corporativos seguir apareciendo y vernos como una inversión. Pero una vez que veamos este acuerdo de derechos de los medios, asumiendo que será lo que todos pensamos que será, veremos que las cosas cambian dramáticamente en la WNBA. Será un mundo completamente nuevo. Tenemos un tope salarial estricto en algún lugar del rango de 1,4 millones de dólares. Pero una vez que se inyecta el dinero y tal vez haya un límite suave, ahora estamos hablando. El contrato de derechos de prensa finaliza este año. El convenio colectivo tiene la opción de no participar el próximo año, por lo que para 2026 podría ser dramáticamente diferente.

¿Qué pasa con el argumento de los gastos contra una WNBA G League?

Creo que a largo plazo lo que quieres es que la WNBA prospere de una manera en la que la gente sienta que no tiene que ir al extranjero. Pero todavía veo el extranjero como una opción viable para los jugadores que quieren seguir jugando durante la temporada baja y ganar mucho dinero. Incluso si existiera una G League, el dinero sería mejor en el extranjero.

¿Hablar sobre el impacto de NIL y cómo eleva la marca de los atletas?

Me encanta NIL. Sé que es complicado en términos de resolverlo: las formas en que las escuelas participan en él, los colectivos y los acuerdos. Para mí, son sólo dolores de crecimiento. Estoy seguro de que habrá algunos cambios en las reglas a medida que avancen, pero todo se arreglará. Los niños que ingresan a la universidad tienen acceso a la mayor máquina de marketing del mundo: el torneo de la NCAA y… estar en ESPN. Hay popularidad y te estás conectando con una marca. No hay mejor ejemplo que Caitlin Clark, quien firmó un contrato con Nike en la universidad y mira quién la siguió hasta convertirse en profesional. Afecta a todo el ecosistema de una manera maravillosa.

Has hecho comentarios de televisión con Diana Taurasi, pero ¿qué ha sido lo más divertido de tu carrera posterior al baloncesto?

Simplemente poder hacer lo que quiero. Es bueno no tener que preocuparme de tener que comer a las 4 p.m. porque mi partido es a las 7 p.m. Nos ven sentados en el sofá viendo el partido y eso es exactamente lo que estaríamos haciendo si estuviéramos en casa sin cámaras. . Estamos tratando de conseguir una porción más grande del pastel en términos de cobertura, haciendo que las mujeres cubran el deporte y los ex atletas cubran el deporte.

¿Qué contenido esperan destacar usted y su socia Megan Rapinoe con su productora, A Touch More?

Queremos arrojar luz sobre aquellos que normalmente no lo entienden: mujeres, mujeres de color. Son muy importantes y cruciales para la columna vertebral de todo lo que ves en los deportes femeninos. Hemos adaptado un libro, “Cleat Cute”, un libro increíblemente popular en el espacio LGBTQ, a un programa de televisión.

Fuente