Las Escuelas Públicas de Chicago prometen mantener el déficit presupuestario en las aulas después de que no se atendieran las peticiones de aumento de fondos estatales. Pero algunas escuelas enfrentan recortes.

Las esperanzas de los líderes de las Escuelas Públicas de Chicago de evitar un déficit de aproximadamente $400 millones se desvanecieron durante el fin de semana, cuando el Senado de Illinois aprobó un plan de gasto estatal sin fondos adicionales que el distrito escolar más grande del estado, junto con el alcalde de Chicago, Brandon Johnson y el Sindicato de Maestros de Chicago, han buscado durante el año pasado.

Pero a pesar de un “año financiero desafiante” por delante, el director ejecutivo Pedro Martínez dijo en una conferencia de prensa el martes que CPS mantendrá, si no aumentará, la cantidad total de fondos proporcionados a las escuelas en el próximo año escolar, que según los funcionarios comenzará con más maestros. , coordinadores de justicia restaurativa y asistentes de aula de educación especial en el personal que al comienzo del año escolar pasado.

El distrito pretende cubrir el déficit recortando los costos de la oficina central y de los proveedores, no sólo para evitar los recortes en las aulas sino también para establecer un “estándar fundamental” que garantice números y proporciones mínimos de personal de apoyo y maestros en cada escuela, también en las materias básicas. como las artes y el atletismo.

“Estamos comenzando con la equidad, no con la inscripción. Este es el primer año en el que nos aseguramos de que cada escuela tenga un conjunto estándar de recursos y puestos y luego aprovechamos eso para las escuelas con mayor necesidad y mayor inscripción”, dijo el director de presupuesto Mike Sitkowski, y agregó que cada escuela tendrá “la recursos que necesitan para tener comunidades escolares fuertes, vibrantes y saludables”.

Pero el déficit proyectado de CPS no tiene en cuenta los costos asociados con un nuevo acuerdo de cuatro años con el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios Local 73, que proporciona al personal de apoyo de CPS aumentos del 4%, ni un nuevo contrato con el Sindicato de Maestros de Chicago, después de que expire el acuerdo actual. en junio. Martínez no ofreció un costo estimado de un nuevo contrato con CTU cuando se le preguntó el martes. “Seré optimista y pensaré que llegaremos a conclusiones razonables”, dijo.

La nueva estrategia del distrito para asignar fondos –que refleja una votación de la Junta en diciembre para cambiar el énfasis a las escuelas del vecindario– también tiene sus descontentos. Los padres de varias escuelas han expresado su preocupación de que, en un esfuerzo por aumentar la equidad, CPS haya tomado recursos de algunas comunidades necesitadas para redistribuirlos a otras. Este año, el 90%, el mismo número de consejos escolares locales que el año pasado, aprobaron sus presupuestos escolares, afirmó el subdirector de escuelas, William Klee.

Martínez ha dicho repetidamente que bajo el nuevo modelo, ningún tipo de escuela experimentará “recortes desproporcionados”, un sentimiento del que recientemente se hizo eco el alcalde Brandon Johnson, al solicitar que el Senado de Illinois no revoque un proyecto de ley ahora anulado que habría consagrado protecciones para escuelas selectivas. escuelas de inscripción.

En la sesión informativa del martes, los funcionarios no respondieron una pregunta sobre el número total de escuelas que enfrentan recortes, ni el aumento o disminución promedio de financiamiento entre las escuelas o cómo CPS se ha asegurado de que ningún recorte sea desproporcionado. Martínez citó la fórmula de financiación revisada como la razón por la que esas cifras no estaban disponibles.

También atribuyó un “patrón” de preocupaciones con respecto al nuevo modelo, planteadas en reuniones públicas, a un “puñado” de escuelas que históricamente han tenido una programación rica y bajas tasas de pobreza y, por lo tanto, tenían puntuaciones bajas en el Índice de Oportunidad. El distrito utiliza el índice, que incluye el porcentaje de estudiantes vulnerables de una escuela y las características de la comunidad, incluida la pobreza y la financiación histórica, para asignar fondos a las escuelas en función de las necesidades de los estudiantes. Martínez dijo que el distrito trabajará con las escuelas que enfrentan recortes para garantizar tamaños de clases razonables.

“Mientras tanto, cientos de escuelas que nunca tuvieron lo que yo consideraría materias optativas mínimas – al menos educación física, al menos arte… u otro programa de enriquecimiento – eso es realmente lo que se aborda en este presupuesto”, dijo Martínez.

La presidenta del Consejo Escolar Local de la Academia Orozco y madre, Erica Montenegro, dijo que persisten las preocupaciones sobre un tamaño de clase de al menos 36 estudiantes en la escuela bilingüe para superdotados del Lower West Side como resultado de una pérdida “significativa” de fondos. “Lo que se ha comunicado al público es una cosa, pero lo que sentimos y el presupuesto real, y como consecuencia nuestra programación y la cantidad de maestros que podemos tener, es otra”, dijo.

En la reunión de la Junta de Educación del jueves, los padres de dos escuelas magnet de dos idiomas dijeron que cada escuela ha visto recortados múltiples puestos docentes. Los estudiantes que viajan desde toda la ciudad para asistir a la Escuela Magnet de Lenguaje Dual Sabin y a la Academia de Idiomas LaSalle a menudo se encuentran en desventaja económica, dijeron miembros de cada comunidad escolar. Y con una afluencia continua de estudiantes inmigrantes, la inscripción en Sabin ha aumentado en más de 100 estudiantes respecto al año pasado, dijo Cheryl Conner, madre y presidenta del Consejo Escolar Local.

De los ocho maestros de lenguaje dual en LaSalle, la madre Joanna Evans dijo que se han recortado siete puestos, el 88%. “Para mí, el 88% es desproporcionado”, afirmó. En su esfuerzo por aumentar la equidad, el modelo de financiación de CPS ha “defraudado” a algunos estudiantes, dijo la maestra de LaSalle Doris Torres. “Se supone que la fórmula generará un cambio equitativo… sin embargo, la equidad no se logra pasando de un estudiante desfavorecido a otro”, dijo.

En un comunicado de prensa del distrito el martes, dos directores expresaron su apoyo al nuevo modelo de CPS. En la escuela primaria Charles H. Wacker, la directora Kathy Panagakis escribió que como resultado del nuevo modelo, tendrá suficientes maestros para dotar de personal completo a cada nivel de grado por primera vez este año y no se le exigirá que gaste fondos discrecionales para proporcionar programas de arte, música y lenguas extranjeras. “Las escuelas pequeñas de vecindario finalmente se sienten vistas y escuchadas después de un largo período de enfrentar presupuestos restringidos que comprometieron su capacidad financiera para satisfacer todas las necesidades de sus estudiantes”, dijo Panagakis en el comunicado.

“Este es un esfuerzo intencional para comenzar desde cero y proporcionar un conjunto universal de recursos para todas las escuelas”, escribió el director de la Primaria Cárdenas, Jeremy Feiwell, quien, según CPS, está experimentando una disminución de fondos discrecionales este año.

“Algunos presupuestos escolares se ajustarán el próximo año”, dijo Martínez en la sesión informativa del martes. “Vale la pena recordarles a todos que nuestro distrito no está totalmente financiado por el estado”, añadió.

Dado que los fondos federales de ayuda por COVID-19 que impulsaron al distrito en los últimos años expiran en septiembre, el distrito, Johnson y CTU han argumentado que el estado debería cumplir la promesa de una ley estatal de 2017, conocida como Financiamiento Basado en Evidencia o EBF, que se comprometió a Proporcionar a todas las escuelas públicas suficiente financiamiento estatal para 2027 para implementar mejores prácticas comprobadas, como el tamaño de las clases asociado con los mejores resultados académicos por nivel de grado.

Pero el plan de gasto estatal aprobado por el Senado de Illinois durante el fin de semana incluye solo el aumento mínimo anual de financiación estatal para K-12 de $350 millones exigido por la reforma de 2017. A ese ritmo, el estado no logrará una financiación adecuada para todas las escuelas hasta dentro de una década, según el Centro para la Responsabilidad Fiscal y Presupuestaria, un grupo de expertos no partidista y sin fines de lucro.

CPS actualmente recibe alrededor del 80% del financiamiento total que la fórmula del estado determina que es necesario, lo que resulta en una brecha de aproximadamente $1.1 mil millones, según datos de la Junta de Educación del Estado de Illinois.

“Me decepciona que no veamos fondos suficientes para satisfacer las crecientes necesidades que tenemos en nuestro distrito. Esto es algo que no va a desaparecer”, dijo Martínez el martes.

El distrito publicará su presupuesto completo en línea el 12 de junio, antes de la votación de la Junta de Educación sobre su aprobación a finales de ese mes. El presupuesto total de CPS el año pasado fue de $9.4 mil millones.

Fuente