Michael Mattioli: El costoso impulso para crear una IA similar a la humana es un esfuerzo inútil

La voz de Scarlett Johansson es inconfundible: un alto ahumado con un trasfondo de acero. Entonces, cuando OpenAI demostró su último asistente de voz ChatGPT, “Sky”, la semana pasada y se rió, se inclinó y sonó como Johansson, es comprensible que la actriz se sintiera nerviosa. Había rechazado dos veces la oferta del CEO de OpenAI, Sam Altman, de darle voz al chatbot. Ahora se encontró frente a un espejo generado por inteligencia artificial.

Esta misteriosa imitación subraya una obsesión creciente en el mundo de la IA: recrear la interacción humana. Los compañeros artificiales son sin duda fascinantes (la idea ha cautivado a generaciones de fanáticos de la ciencia ficción), pero ¿es este el mejor uso de una tecnología con el potencial de mejorar profundamente la condición humana? ¿Estamos centrados en el espectáculo de la IA más que en la sustancia?

Las herramientas de inteligencia artificial están revolucionando la medicina, permitiendo que los algoritmos analicen imágenes médicas para realizar diagnósticos más tempranos y precisos. En finanzas, la IA evalúa el riesgo y optimiza las inversiones a una velocidad que ningún ser humano podría igualar. En educación, las plataformas de aprendizaje personalizado adaptan las lecciones a las necesidades individuales de los estudiantes. Estas aplicaciones prácticas, casi invisibles, de la IA que no implican un extraño mimetismo humano ya están mejorando la vida de las personas, y su potencial para ayudar a más personas es enorme.

¿Por qué la obsesión por los compañeros digitales en medio de promesas y oportunidades tan significativas? La respuesta es tan antigua como las pirámides. Así como los faraones invirtieron incalculables recursos en monumentos que reflejaban su poder y sus creencias, algunos dentro de Silicon Valley están persiguiendo la IA realista como un gran logro simbólico.

También hay un eco de la antigua búsqueda de comunicarse con la eternidad, de alcanzar la inmortalidad, entretejida en chatbots de IA como Sky. Las pirámides servían como recipientes eternos para el espíritu de un faraón; ¿Qué es la IA realista sino un intento de capturar y canalizar la naturaleza esencial de un ser humano?

La búsqueda de una IA realista parece más extravagante que práctica. Como profesores de la Universidad de Princeton Sayash Kapoor y Arvind Narayanan Como se señaló recientemente, los sistemas de IA que mejor imitan el comportamiento humano también son los más costosos de desarrollar. Sin embargo, a pesar de sus elevados precios, estos sistemas a menudo sólo ofrecen mejoras incrementales con respecto a alternativas más simples y económicas. Estos hallazgos deberían hacernos detenernos y considerar la utilidad práctica de una IA realista.

Algunos sostienen que una IA que parezca sensible podría tener fines prácticos. Por ejemplo, tal vez un compañero humano simulado podría proporcionar la interacción social que tanto necesitan las personas mayores o aisladas. Sin embargo, estos argumentos pasan por alto un punto crucial. Los atributos que pueden hacer que una IA parezca humana (la capacidad de establecer una buena relación, mostrar empatía y ganarse la confianza) también pueden hacerla peligrosa cuando se la utiliza incorrectamente. Una IA que pueda imitar de manera experta la conexión humana puede engañar, manipular y explotar. Además, depender de la IA para necesidades humanas tan profundas puede erosionar nuestra capacidad de conectarnos.

Fuente