Ramón Valdivia, sobre el documento ‘El Obispo de Roma’: "Se necesita una unidad visible"

Han pasado casi treinta años desde queel Papa Juan Pablo II en 1995 invitase a todos los teólogos y líderes de todas las iglesias establecer un diálogo acerca de la forma de ejercer el ministerio de unidad del Obispo de Roma, con el objetivo de superar uno de los principales escollos que impiden la unidad entre los cristianos ortodoxos, protestantes y católicos.

Este jueves, el Vaticano ha dado un paso al frente y ha publicado ‘El Obispo de Roma’: un documento que no solo es una síntesis de los textos donde se recogen los diálogos de la Iglesia Católica con los ortodoxos y protestantes desde el Concilio Vaticano II, sino que también se le da una dimensión actual al concepto del Primado de Pedro. A su vez, se sugieren prácticas de trabajo para buscar esa unidad de todos los cristianos.

“El Sucesor de Pedro es el principio y fundamento de la unidad”

El presidente de la Subcomisión de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española, Ramón Valdivia, ha explicado en ‘La Linterna de la Iglesia’ que en el Catecismo de la Iglesia Católica “el Obispo de Roma y Sucesor de Pedro es el principio y fundamento de la unidad entre todos los obispos y de toda la Iglesia, con unas funciones específicas y una potestad suprema que se debe ejercer en libertad”.

Un reconocimiento a la figura del Papa que tiene su origen cuando Cristo instituye a los doce apóstoles y “pone a Pedro al frente de él, de manera que los apóstoles forman un colegio apostólico pero que tiene una implicación específica de Pedro entre ellos”, tal y como se recoge en el Evangelio de San Mateo, cuando Jesús entrega la llave a Pedro y le instituye pastor de todo el rebaño.

Ramón Valdivia ha señalado que este hecho ha generado un desencuentro entre los cristianos, que ya se recoge en el libro de‘Los Hechos de los Apóstoles’en torno al primer concilio de Jerusalén, y que a partir de ahí se van ampliando.



Fuente