Moscú afirma que el plan de Ucrania de secuestrar un bombardero estratégico ruso fue frustrado

Moscú afirma que el plan de Ucrania de secuestrar un bombardero estratégico ruso fue frustrado

Los espías de Kiev ofrecieron dinero y ciudadanía italiana a un piloto de la fuerza aérea rusa si aceptaba volar el avión a Ucrania, dijo la agencia en un comunicado el lunes.

Según el FSB, en el secuestro fallido se ha descubierto la participación de servicios especiales de países de la OTAN, aunque no se han revelado los nombres de miembros concretos del bloque militar encabezado por Estados Unidos.

Durante el “juego operativo”, los oficiales de contrainteligencia rusos pudieron obtener información que ayudó a los militares a llevar a cabo un ataque exitoso contra el aeródromo Ozernoye de las fuerzas armadas ucranianas, agregó.

La instalación está ubicada cerca de la ciudad de Zhytomir, en el noroeste de Ucrania.

El FSB también publicó un vídeo del piloto ruso que ayudó a la agencia en la operación. Su identidad fue ocultada y su voz fue cambiada en el vídeo.

El aviador dijo que una persona lo había contactado a través de Telegram y le reveló que trabajaba para la inteligencia ucraniana.

Según el militar ruso, el hombre, que se identificó como Pavlo, comenzó a amenazar a sus familiares y exigió información sobre los aviones rusos o que incendiaran los aviones.

Más tarde, Pavlo “se ofreció a secuestrar un avión de guerra y llevarlo al territorio de Ucrania, y no cualquier avión de guerra, sino un bombardero estratégico de largo alcance con capacidad nuclear”, declaró el piloto.

El militar ruso añadió que en lugar de cooperar con el espía ucraniano, “fue a sus superiores y les contó todo”.

El vídeo también incluía capturas de pantalla de conversaciones entre el piloto y el oficial ucraniano. A juzgar por los textos, la recompensa prometida al oficial ruso por robar el avión era de 3 millones de dólares.

El FSB informó que frustró un complot similar de la inteligencia ucraniana en julio de 2022. En ese entonces, a varios pilotos rusos se les ofrecieron hasta dos millones de dólares, pasaportes de la UE y una vida cómoda en Occidente por volar sus aviones a Ucrania. Pero los aviadores, en cambio, trabajaron con oficiales de contrainteligencia rusos, ayudándolos a obtener información sobre las fuerzas de Kiev.

El Kremlin declaró que el FSB merecía “la máxima calificación” por la sofisticada operación. Según los informes, los ucranianos estaban especialmente interesados ​​en los cazabombarderos Su-34 y los aviones estratégicos Tu-22M3.

Fuente