En el estado clave de Pensilvania, una ciudad de mayoría latina aprovecha la oportunidad de influir en las elecciones de 2024

Por LUIS ANDRES HENAO Prensa Asociada

READING, Pensilvania (AP) — La religión y la política frecuentemente se superponen en Reading, una antigua ciudad industrial en uno de los estados clave más decisivos de las elecciones presidenciales de este año.

En Pensilvania, hay un precedente temprano de este tipo de cosas. El estado comenzó siendo un refugio para cuáqueros y otras minorías religiosas europeas que huían de la persecución. Entre ellos se encuentran los padres de Daniel Boone, el héroe popular nacional nacido a pocos kilómetros de Reading, una ciudad donde la población latina es ahora mayoría.

Hoy, el alcalde católico también es un migrante, y el primer latino en ocupar el cargo en los 276 años de historia de Reading. El alcalde Eddie Moran es muy consciente del papel fundamental que Pensilvania podría desempeñar en esta carrera de alto riesgo, cuando unos pocos miles de votos en comunidades como la suya podrían decidir el futuro de los Estados Unidos.

“En este momento, con la creciente población latina y la llegada de latinos a ciudades como Reading, es definitivamente una oportunidad para que el voto latino cambie el resultado de una elección”, dice Moran. “Ya no es un secreto”.

Una comunidad de espiritualidad —y latinos

En Reading, el cielo está salpicado de cruces en lo alto de los campanarios de las iglesias, una tras otra. Los bancos de las iglesias católicas se llenan los domingos y muchos permanecen de pie durante los servicios. En otros lugares, a menudo en edificios anodinos, las congregaciones evangélicas y pentecostales se reúnen para cantar, orar y, a veces, hablar en lenguas.

Afuera, la salsa, el merengue y el reggaetón (a menudo cantados en spanglish) resuenan en los autos y las casas a lo largo de las calles de la ciudad que primero trazaron los hijos de William Penn, y que ahora sirven a un próspero centro lleno de restaurantes orgullosamente propiedad de latinos.

Fuente