La ofensiva de los Marineros busca repetir ante los Padres

9 de junio de 2024; San Diego, California, EE. UU.; El receptor de los Marineros de Seattle, Cal Raleigh (29), es felicitado por Julio Rodríguez (44) después de conectar un jonrón de dos carreras durante la séptima entrada contra los Padres de San Diego en Petco Park. Crédito obligatorio: Denis Poroy-USA TODAY Sports en Petco Park.

El mánager de los Marineros de Seattle, Scott Servais, sabe lo que tiene que suceder para que su equipo alcance su máximo potencial.

“Hay que tener mejores turnos al bate, hacer contacto consistente en toda la alineación y todos tienen que hacer su trabajo”, dijo. “Creo en el talento que reunimos y en la composición de los muchachos aquí, pero en última instancia, hay que producir”.

Seattle lo hizo el martes por la noche, al conectar ocho hits de extrabase en una victoria por 8-3 sobre los Padres de San Diego, que son los anfitriones. Los Mariners buscan repetir esa actuación el miércoles en el último partido de una serie de dos juegos.

Julio Rodríguez recolectó cuatro de los 13 hits de los Marineros y Cal Raleigh conectó jonrones desde ambos lados del plato, yéndose de 5-3 con cuatro carreras impulsadas, mientras Seattle registraba su total de carreras más alto desde una victoria de 9-0 en Miami el 22 de junio.

Por una noche, los Marineros no se parecieron al equipo que entró en juego el martes con el peor promedio de bateo en las mayores (.217) y con el cuarto total de carreras más bajo. Si bien combinaron 11 ponches característicos (lideran las mayores en ponches y promedian más de 10 por juego), al menos lo compensaron con su slugging.

Servais dijo, “Cualquiera que sea su trabajo en el club – algunos muchachos los trajimos para impulsar la pelota, otros muchachos necesitan encontrar una manera de llegar a la base – hagan su trabajo y si todos colectivamente hacen eso, tenemos un club realmente bueno”.

El pitcheo de Seattle, que ha mantenido a sus oponentes con un promedio de bateo de .219, el más bajo de las Grandes Ligas, y posee una efectividad de 3.54, la mejor de la Liga Americana, estuvo en su punto el martes por la noche. Los Marineros permitieron sólo cuatro hits a un equipo que ocupa el segundo lugar en las Grandes Ligas con un promedio de bateo de .262.

Bryce Miller (6-7, 3.84 ERA) intentará mantener ese ritmo el miércoles.

El lanzador derecho viene de no tener decisión en la victoria de los Marineros por 7-3 el jueves sobre los Orioles de Baltimore, quienes le conectaron ocho hits y dos carreras en 5 2/3 entradas. Esta será su primera aparición en su carrera contra San Diego.

Los Padres contarán con uno de sus abridores más confiables, Michael King (7-5, 3.51 ERA). Su última apertura fue una victoria por 3-1 el jueves en Texas, donde permitió cuatro hits y una carrera en 5 1/3 entradas con dos bases por bolas y cinco ponches. King se enfrentó a Seattle dos veces como relevista, ambas veces mientras lanzaba para los Yankees de Nueva York el año pasado, y permitió una carrera en 2 2/3 entradas.

Aunque San Diego ha perdido tres partidos consecutivos, está a punto de recibir ayuda para su ya potente alineación. El segunda base Xander Bogaerts, marginado desde que se fracturó el hombro izquierdo el 20 de mayo, realizó prácticas de bateo antes del partido del martes por la noche y estuvo lanzando líneas por todo el campo contra jugadores de ligas menores.

El plan es que Bogaerts, quien tuvo marca de 2 de 11 en cuatro juegos de rehabilitación para Triple-A El Paso la semana pasada, juegue en uno o dos juegos en Clase-A Lake Elsinore. Si todo sale como está planeado, podría ser activado antes del juego en casa de los Padres el viernes contra los Bravos de Atlanta.

“Me siento bien”, dijo. “Estoy llegando, acercándome. Espero poder recuperarme pronto”.

Bogaerts está bateando .219 con cuatro jonrones y 14 carreras impulsadas en 187 turnos al bate para San Diego este año, pero estaba ganando ritmo en la ofensiva cuando se lesionó. En sus últimos siete juegos bateó 8 de 25 (.320).

–Medios a nivel de campo

Fuente