Brooks Lee ‘se lo pasa genial’ con el éxito inicial de los Twins

La incursión de Brooks Lee en las Grandes Ligas de Béisbol ha sido bastante impresionante, y como si el comienzo de su carrera no hubiera sido lo suficientemente memorable, el tercera base novato de los Mellizos tuvo que enfrentarse a su mejor amigo y compañero de cuarto en la universidad en el montículo de Chicago el miércoles.

Llevó a su amigo a lo profundo para un jonrón.

Los buenos momentos continuarán el viernes por la noche cuando, coincidentemente, la universidad de Lee, Cal Poly, organizará un evento de ex alumnos en el juego de los Gigantes de San Francisco contra los Mellizos que se espera que atraiga a 1.500 fanáticos con los colores de la escuela Mustangs que le brindarán a Lee una gran y vocal sección de aplausos como visitante.

“Es genial”, dijo el padre de Lee, Larry, el entrenador principal de béisbol en Cal Poly.

Esas dos palabras describen acertadamente la primera semana de Lee en las grandes ligas. Genial, en el sentido de divertida y entretenida. Pero también genial, en el sentido de que Lee no parece afectado en absoluto por el gran escenario.

Todo en su enfoque grita que él pertenece justo donde está.

El único jugador en la historia de la franquicia en conseguir más hits que los 11 de Brooks en los primeros seis juegos de su carrera fue Kirby Puckett con 14 en 1984. También tiene dos jonrones y ha mostrado un buen fildeo.

“Es difícil pensar que alguien pueda llegar a las Grandes Ligas y verse más cómodo de lo que se ha visto”, dijo el mánager de los Mellizos, Rocco Baldelli.

Predecir con cierto grado de certeza cómo manejará cualquier jugador la transición a las Grandes Ligas es casi imposible, pero la carrera de Lee siempre ha avanzado por delante de la curva.

Su padre ha sido entrenador universitario durante 41 años, los últimos 22 años en Cal Poly, donde entrenó a su hijo y al abridor de los White Sox, Drew Thorpe, quien se unió a su amigo Brooks en el draft de 2022. Lee fue la selección general número 8, Thorpe en el número 61.

Lee creció inmerso en el programa de su padre, inicialmente como bateador. En octavo grado, ya jugaba en partidos entre equipos. Su casa familiar tenía un granero con una jaula de bateo. Padre e hijo pasaban incontables horas allí.

El béisbol es la profesión de su padre y Lee absorbió todo lo que esta profesión le ofrecía.

“Él dedicó más tiempo que nadie a intentar convertirse en el mejor jugador que pudiera ser”, dijo Larry. “Tiene una mentalidad de béisbol de élite. Es su propio mejor entrenador”.

Esa característica resultó útil antes de su ascenso a las Grandes Ligas. Una lesión en la espalda durante los entrenamientos de primavera retrasó el inicio de la temporada de Lee. Aprovechó ese tiempo de rehabilitación en las menores para refinar su mecánica de bateo desde el lado derecho.

Lee, un bateador ambidiestro, siempre ha sido más productivo bateando con la mano izquierda. Más oportunidades, más comodidad. Ha trabajado diligentemente para duplicar su swing con la mano izquierda desde el lado derecho.

Sin entrar en detalles, Larry dijo que su hijo hizo algunos ajustes mecánicos durante las semanas previas a unirse a los Twins. Lee conectó tres hits en sus primeros cinco turnos al bate como bateador derecho después de su ascenso.

“Por primera vez dije: ‘Muy bien, comencemos a imitar tu swing con la mano derecha'”, dijo su padre.

Los padres de Lee llegaron al Target Field justo a tiempo para verlo batear un sencillo desde el lado derecho ante el zurdo de Detroit Joey Wentz en su segundo partido. Sus padres pasaron la noche anterior en LAX después de que un vuelo demorado les hiciera perder su conexión en un vuelo nocturno.

Larry voló a Chicago esta semana para ver a su hijo y al mejor amigo de su hijo enfrentarse.

Lee fue el primero en batear en el segundo juego de la doble cartelera y bateó out en el primer lanzamiento del juego. Thorpe lo ponchó en el segundo turno al bate. La tercera fue la vencida: Lee conectó un jonrón al jardín derecho.

“Estoy bateando .333 contra él”, dijo Lee, “así que la última vez que revisé, esos son números del Salón de la Fama”.

Dejando de lado las conversaciones amistosas, Lee llamó a Thorpe “un hermano para mí” y dijo que su padre probablemente apoyaba a ambos por igual.

“Uno simplemente quiere sentarse y llorar porque estamos muy orgullosos el uno del otro”, dijo Lee.

Sin duda los compañeros de cuarto también se rieron cuando hablaron de su primer duelo como grandes ligas.

“Se nota que lo está pasando genial en las Grandes Ligas”, dijo Larry Lee sobre su hijo.

Él también parece estar completamente en casa.

Fuente