COMENTARIO DEL DAILY MAIL: Eliminemos la burocracia durante esta crisis

Con todo su poder dictatorial, Vladimir Putin puede actuar con gran rapidez mientras dirige el poderío militar de Rusia contra Ucrania.

En cambio, aquí en Gran Bretaña nos vemos agobiados por la burocracia y la confusión.

Nuestro gasto militar está ahora indisolublemente vinculado a la heroica lucha de Ucrania contra la agresión rusa.

Pero a pesar de que se trata de una emergencia urgente y real, el Gobierno de Sir Keir Starmer dice que debe marcar el paso con una “revisión estratégica” de un año de los presupuestos de defensa antes de poder siquiera trazar una “hoja de ruta” para aumentar el gasto militar. Mientras nos enredamos en años de burocracia, Putin se reirá.

Sir Keir Starmer, quien voló a Washington anoche para una importante cumbre de la OTAN, dijo que aumentar el gasto de defensa al 2,5 por ciento del PIB de Gran Bretaña es un compromiso “de hierro”.

Mientras nos enredamos en años de burocracia, Putin se reirá (en la foto: el presidente ruso habla en Moscú el lunes)

Mientras nos enredamos en años de burocracia, Putin se reirá (en la foto: el presidente ruso habla en Moscú el lunes)

El Primer Ministro dijo ayer que aumentar el gasto de defensa al 2,5 por ciento del PIB británico es un compromiso “fundamental”, pero que se ve diluido por demasiadas salvedades.

Los conservadores se comprometieron a cumplir el nuevo objetivo para 2030. Sir Keir –el hombre cauteloso que es– debería eliminar el papeleo y cumplir ese plazo, o incluso mejorarlo.

Luego está la cuestión de la voluntad del primer ministro de enfrentarse a los pacifistas dentro de su propio partido. Como era de esperar, Diane Abbott ya ha dicho que todo el dinero debería ir al Sistema Nacional de Salud y a otros tótems del Partido Laborista en lugar de, como ella misma dijo, “intensificar la guerra”.

Tras las señales de progreso que se dieron en la cumbre de la OTAN celebrada anoche en Washington DC, Sir Keir también debe mostrar un avance y no postergar el aumento del gasto.

Cambio de canal

En la oposición, al Partido Laborista le gustaba señalar cuántos inmigrantes del Canal habían llegado a Gran Bretaña desde que Rishi Sunak prometió “detener los barcos”.

Para que conste, desde que Sir Keir Starmer entró con el número 10, su número ahora es 484.

Se espera que esa cifra aumente considerablemente en las próximas semanas si las condiciones del verano son tranquilas en el Canal.

Los conservadores estaban a punto de introducir un elemento disuasorio crucial en el largamente disputado plan de asilo de Ruanda.

Habríamos esperado que los primeros vuelos despegaran esta semana si los conservadores hubieran ganado las elecciones.

Para que conste, desde que Sir Keir Starmer entró en el número 10, su número ahora es 484 (en la foto: inmigrantes que llegan a Dover ayer)

Para que conste, desde que Sir Keir Starmer entró en el número 10, su número ahora es 484 (en la foto: inmigrantes que llegan a Dover ayer)

Así que una de las mayores apuestas políticas de Sir Keir ha sido haber abandonado sin contemplaciones el acuerdo con Ruanda, para nuestro gran pesar, justo cuando la Unión Europea y otros países empiezan a aceptar la idea de transferir a los solicitantes de asilo a un “tercer país seguro”.

Todo lo que el Partido Laborista tiene para ofrecer es la lejana esperanza de un acuerdo de retorno con Francia –un país que ahora está sumido en la agitación política–, además de un organismo no gubernamental rebautizado y ligeramente reforzado.

Peor aún, el favorito para dirigir la nueva agencia es un exjefe de policía que ha dicho que está orgulloso de estar “despierto”.

El nuevo primer ministro ha evitado notoriamente adoptar el mantra de los conservadores de “detener los barcos”, pero ayer pronunció una frase no tan diferente, “detener esos cruces”, aunque admitió que las cosas empeorarán antes de mejorar.

Una de las mayores apuestas políticas de Sir Keir fue haber abandonado sin contemplaciones el acuerdo con Ruanda (en la foto: Sir Keir Starmer en una conferencia de prensa en Downing Street)

Una de las mayores apuestas políticas de Sir Keir fue haber abandonado sin contemplaciones el acuerdo con Ruanda (en la foto: Sir Keir Starmer en una conferencia de prensa en Downing Street)

Más vale que Sir Keir esté seguro de que su nuevo plan marcará una diferencia.

El público británico, frustrado por años de llegadas en pateras, se volverá rápidamente contra él si no lo hace.

Los crecientes niveles de desempleo son “inaceptables” y “la inactividad económica está frenando a Gran Bretaña”, dijo la Secretaria de Trabajo y Pensiones, Liz Kendall.

Siguiendo los pasos de su colega Wes Streeting, quiere reducir los 2,8 millones de dólares correspondientes a las prestaciones por enfermedad de larga duración.

Esperemos que el Partido Laborista siga hablando con una sola voz sobre esta importante cuestión, permitiendo así tomar medidas muy necesarias contra el creciente gasto en asistencia social en Gran Bretaña.

Fuente