Línea Editorial COPE: Imposiciones del Gobierno a los empresarios

A medida que pasan los días se van complicando cada vez más las negociaciones en la mesa del diálogo social para la reducción de las jornadas de trabajo, un empeño de la vicepresidenta Yolanda Díaz, necesitada de relevancia pública. Si ayer fue CEPYME quien hizo público un manifiesto contra las injerencias del Gobierno en la marcha de las empresas y de la economía, ahora se suma la patronal mayoritaria CEOE. Su presidente, Antonio Garamendi, ha dejado claro ante la Asamblea de su organización, que no se fía de la vicepresidenta. Atrás quedan los tiempos en que se firmaron hasta cinco acuerdos entre la patronal, el Gobierno y los sindicatos.

La queja más importante que esgrime Garamendi es que el Gobierno ha ido cambiando las reglas de juego en las negociaciones, entre otros factores por los buenos datos del empleo, que se deben en gran medida al trabajo y la inversión de los empresarios. La decisión última de Yolanda Díaz de reducir la jornada laboral 2,5 horas cada semana, haya acuerdo o no lo haya, supone un desprecio para los empresarios y para los trabajadores, además de un desprecio a la productividad, ya de por sí mermada en comparación con el resto de los países europeos. Garamendi ha insistido en que regalar por decreto 12 días de vacaciones pagadas al año va a tener unas consecuencias que el Gobierno hará pagar a quienes más lo necesitan. El diálogo social, y no la confrontación con los empresarios, debiera ser prioritario para un Gobierno que quiere apuntalar los pocos buenos datos de la economía.



Fuente