Piden 10 años de cárcel al jefe de un comando etarra por proporcionar armas y explosivos

El que fuera jefe del comando Imanol de ETA, Liher Rodríguez Aretxabaleta, se enfrenta este jueves a diez años de cárcel en un juicio en la Audiencia Nacional por haber supuestamente abastecido a sus compañeros de comando en 2005 de armas y explosivos para perpetrar atentados.

Rodríguez Aretxabaleta fue condenado en 2017 a 535 años de cárcel como autor de un atentado en el distrito madrileño de San Blas con una furgoneta bomba que, el 25 de mayo de 2005, hirió a 45 personas, 14 de ellas policías.

Fue detenido en julio de 2007 en la localidad de Saint Thibault des Vignes junto al también etarra Iker Beristain Gutiérrez y, tras ser condenado en Francia a cinco años de cárcel por los delitos de terrorismo y falsificación de documentos, fue entregado a España definitivamente en 2012.

En el juicio de este jueves, el fiscal expondrá que el acusado, en el verano de 2005, “puso en relación a Juan Carlos Besance y a Xavier Atistrain” para formar parte del comando Imanol y ejecutar las acciones que Aretxabaleta les indicara “para favorecer los fines de subvertir el orden constitucional y lograr la independencia de una parte del territorio de España por medio de la violencia”.

Con dicho fin, les proporcionó armas y explosivos, que éstos ocultaron en una bajera en Villabona (Guipúzcoa), y que fueron encontrados en un registro en septiembre de 2010.

En total fueron halladas 50 bolsas con 1,7 kilos de nitrato amónico cada una y otras 50 bolsas con 300 gramos de polvo de aluminio cada una, “suficiente como para fabricar hasta 100 kilos de explosivo Amonal, señala el fiscal



Fuente