18/12/2022 a las 10:29

CET


El experto de la UMU, que acaba de lanzar la primera Encuesta de Percepción de la Corrupción en España, pone en valor la creación de «cortafuegos» para evitar la corrupción y devolver la confianza a las instituciones políticas

El catedrático de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad de Murcia (UMU), Fernando Jiménez, ha presentado esta semana los resultados de la primera Encuesta de Percepción de la Corrupción en España, en colaboración con la Agencia Valenciana Antifraude. Miembro del Greco (Grupo de Estados contra la Corrupción) del Consejo de Europa, así como del capítulo español de Transparency International, supervisa los informes sobre España para el ‘Informe anticorrupción de la UE’ y es experto en temas de anticorrupción de la red TAIEX (Programa de Intercambio de Información y de Asistencia Técnica) de la Comisión Europea.

Con su currículum, tengo que empezar por preguntarle por el Qatargate, un caso de corrupción en la UE, una de las instituciones que goza de mayor confianza entre los españoles, tal y como muestra su encuesta. Este caso no afecta a toda la UE, sino al Parlamento Europeo. Los códigos éticos de la Comisión, por ejemplo, están mucho más desarrollados y las estrategias sobre cómo actuar ante conflictos de interés están mucho más interiorizados por sus funcionarios. En el momento en que el Europarlamento comienza a ser objeto del deseo de grandes intereses, debería de haberse reforzado el registro de ‘lobbies’. En Qatar querían usar nuestro parlamento para mejorar la imagen pública de su país y parece que Marruecos también estaba metiendo mano. Siempre pensamos que los grupos de presión son empresas y estamos descubriendo que son gobiernos extranjeros. ¿Está respondiendo Europa como merece ante un caso así?Estamos siendo ejemplares al apartar a la vicepresidenta de la cámara porque entendemos que está en juego la imagen de nuestras instituciones. Hay que generar cortafuegos. Esto en España, por cierto, es imposible. Aquí hay un escándalo y el dirigente de turno se queda, amarrado al sillón hasta el final y quejándose de la pena de banquillo. La presunción de inocencia es otra cosa, es un concepto jurídico. El nivel de confianza en nuestras instituciones políticas es bajísimo en nuestro país por este motivo.

«Nadie ha escuchado de José Vélez una buena explicación sobre su imputación»

Hay dos expresidentes de la Comunidad siendo investigados actualmente. Uno de ellos dimitió.Se le obligó a dimitir. Teníamos a un partido de la coalición de Gobierno que, en ese momento, hacía gala de esas políticas. Nos ha durado poco. La política se basa en la confianza y tenemos que preservar la confianza en las instituciones.

Código Penal: «Nos toman por tontos justificando la malversación»

El catedrático de la Universidad de Murcia (UMU) Fernando Jiménez se muestra muy crítico con los últimos movimientos del Gobierno de España para modificar los delitos de sedición y malversación del Código Penal. De esta forma, se elimina el delito de sedición y se convierte en uno de desórdenes públicos agravados y se rebaja a 4 años la pena máxima del de malversación cuando no exista ánimo de lucro o enriquecimiento personal. «Nos dicen que lo hace por Europa, como si los ciudadanos nos hubiéramos caído de un guindo. Nos toman por tontos cuando justifican este tipo de cosas como lo hacen», considera el experto, que cree que este es el motivo, de fondo, por el que España tiene los niveles de confianza de sus instituciones públicas como los tiene. «Una y otra vez se juega a esto: a una política de regate corto, pensando solo en los próximos cinco minutos».

Jiménez opina que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, podría justificar de otra manera estos cambios legislativos. De hecho, recuerda cómo, la semana pasada, el dirigente socialista afirmó en un mitin que la rebaja de penas de malversación «contribuye a la pacificación» en Cataluña. Si bien añade que «no es creíble». 

Para el experto en Ciencia Política fue «suficiente» con lo de los indultos, ya que podía estar «más justificado» a pesar de «ser ya criticable». 

Ve complejo que los ciudadanos entiendan la modificación de la malversación, diciendo que «es menos grave robar dinero público para desviarlo al partido que para tu bolsillo». Subraya que «el funcionamiento no imparcial, con favoritismo, es clientelismo y, por tanto, malversar, que no está legalmente previsto». 

En la actualidad está siendo investigado el líder de la oposición. ¿Debería echarse a un lado? Es que José Vélez no solo es secretario general del PSOE regional, sino que es delegado del Gobierno. Hay que valorar si tiene una buena explicación de lo ocurrido, de por qué está imputado. Y nadie se la ha escuchado. Si reducimos la responsabilidad política a la responsabilidad penal nunca llegaremos a los niveles de integridad de otros países. Desde el PSRM critican la judicialización de la política.Tener estándares de confianza política ajenos al mundo judicial implica que quien denuncia ha de ser responsable. El que abusa genera casos falsos.

«Tenemos problemas de corrupción porque tomamos decisiones públicas de manera poco transparente»

¿Tenemos un problema con la corrupción en la Región?Lo tenemos en toda España. En Murcia, también, porque tomamos decisiones públicas de manera poco transparente. Esto no tiene que ver con colgar más información en la web, sino con tomar una decisión, buscar los sectores afectados y trabajar todos juntos. Hay metodología para trabajar así, pero en España no se estila. El Mar Menor es el gran ejemplo. Somos incapaces de resolver este problema, que será de nitratos, pero, sobre todo, es de mala gobernanza. Ni siquiera se ha intentado que los distintos sectores implicados se pongan de acuerdo entre sí. Esto lo supieron hacer muy bien en Estados Unidos para solucionar un tema similar en la Bahía de Tampa. Tras treinta años, ahora disfrutan de aguas transparentes, agricultura, turismo. Y todo el proceso fue muy transparente.Y esta ha sido la legislatura del transfuguismo.Ciudadanos obligó a sus diputados a votar en contra de sus ideales, tomando una decisión contraria a la que tomaron dos años antes, cuando había que formar Gobierno. Yo entiendo que algunos pensaran que en su partido se habían equivocado, pero lo razonable es que hubieran intentado convencerles y, al no conseguirlo, deberían haberse ido a su casa. Es lo que habría sucedido en Suecia, por ejemplo.Los españoles siguen prefiriendo los buenos contactos a las buenas ideas

La Agencia Valenciana Antifraude presentó esta semana los resultados de la primera Encuesta de Percepción de la Corrupción en España, que fue presentada por el catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Murcia y responsable de la Cátedra de Buen Gobierno e Integridad Pública, Fernando Jiménez. Además, contó con la colaboración de Luis de Sousa, investigador del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa.

Para la elaboración de esta encuesta se han realizado más de 1.500 entrevistas y, entre las principales conclusiones, está que la corrupción es la séptima preocupación de los españoles. «Siempre ha sido así , excepto en la crisis que empezó en 2008. Ahora, lo que sale en segundo lugar son los políticos , que sustituyen a la corrupción porque se quejan de lo mismo: de gente que usa el poder en su propio beneficio. No hablamos propiamente de delitos, pero sí a actuar para favorecer a los tuyos», explica Jiménez.

Preguntados sobre quiénes son los más corruptos de la sociedad, los datos señalan que la ciudadanía percibe como a los políticos los más corruptos (60%), seguidos de los empresarios (47%), de los funcionarios (39%) y de los ciudadanos (36%). «La obligación del gobernante es defender el interés público, mientras que un empresario tiene la obligación de ganar dinero y se debe a sus accionistas. Nadie perdona que un político no construya una autovía con la empresa que pone los mejores materiales pero sí con la que financia al partido», afirma. 

Por otro lado, la mayoría de los españoles opina que lo más importante para tener éxito económico es «tener buenos contactos y cultivarlos«, mientras que en segundo lugar se considera que es más importante «tener buenas ideas y esforzarse en explicarlas». Esto es al revés en el norte de Europa. «Los suecos han construido un sistema institucional que contiene tus instintos. Dicho esto, la cantidad de gente que prefiere las buenas ideas es cada vez mayor», matiza el experto.

Aunque el Qatargate puede haber cambiado la percepción de los españoles, en principio, las Fuerzas Armadas, la Policía y la Unión Europea son las instituciones que gozan de mayor respaldo.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí