27/12/2022 a las 08:01

CET


Tras la locura del Mundial y tantas semanas solo hablando de fútbol de selecciones, toca bajar el balón al suelo y volver a conectar el chip de la Liga, la competición que te marca el día a día de toda una temporada y a la que siempre los que estamos ahí dentro le damos tanta importancia, porque muestra la regularidad de un equipo durante meses y meses.

Este año, de manera excepcional, se ha visto truncado este día a día del campeonato liguero por todo lo que ha conllevado un Mundial disputado en unas fechas inusuales y en plena temporada. Pero a partir de ahora vuelve a jugar el Barça, el sábado ni más ni menos que con un derbi ante el Espanyol y el foco apunta a todo lo que viene, que será muy importante.

No solo en la Liga, sino también en la Copa del Rey y la Supercopa de España, que se pueden convertir en tablas de salvación tras la prematura eliminación de la Champions League. Antes del parón por la disputa del Mundial, el conjunto entrenado por Xavi Hernández dejó muy buenas sensaciones en la Liga y el reto es que continúe en este reinicio de la competición. Parece que haya pasado un siglo, pero no hace tanto del último partido en Pamplona, cuando el equipo azulgrana remontó con un futbolista menos y confirmó de una vez por todas su candidatura al título. La temporada se reanuda y lo hace además con un partido de aquellos que están marcados de una manera especial en el calendario como es siempre un derbi de rivalidad ciudadana.

La principal duda es saber cómo van a llegar los internacionales. Hubo un bloque de jugadores no mundialistas que se quedaron y que ya llevan un tiempo trabajando a las órdenes de Xavi, otros que se han ido incorporando progresivamente a la dinámica de grupo en función de ir quedando eliminados del Mundial y luego están los últimos en llegar, el más reciente el caso de Dembélé, que reapareció ayer en los entrenamientos dos días antes de lo marcado, lo que supone al menos de entrada un gesto de implicación. A expensas del regreso de Koundé, veremos cómo son capaces de incorporarse todos estos jugadores al día a día y ahí Xavi tendrá la manija para valorar quién ha llegado mejor, quién lo ha hecho peor y poco a poco, la gestión del entrenador se tiene que ir notando en un calendario que va sumando competiciones a sus hojas.

Posteriormente ya vendrá la Europa League, otro de los propósitos claros tras el KO en la Liga de Campeones, pero sobre todo el objetivo está en una Liga que de momento está muy bien encarada, el Barça está perfectamente situado para competirla de tú a tú con el máximo rival, el Real Madrid, pues la sensación es que esta Liga será cosa de dos.

Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí