El Senado francés votará sobre la consagración del derecho al aborto en la Constitución

El Senado de Francia votará el miércoles un proyecto de ley destinado a consagrar el derecho de la mujer al aborto en la constitución, una medida prometida por el presidente Emmanuel Macron tras una reversión de las sentencias en Estados Unidos.

Emitido el:

1 minuto

La votación del miércoles se produce después de que la cámara baja, la Asamblea Nacional, aprobara abrumadoramente la propuesta en enero.

Una mayoría de senadores parece estar a favor del cambio constitucional, pero algunos conservadores han criticado su redacción, arrojando dudas sobre el resultado de la votación.

El gobierno de Macron quiere que se modifique el artículo 34 de la Constitución para especificar que “la ley determina las condiciones mediante las cuales se ejerce la libertad de la mujer de recurrir a un aborto, que está garantizado”.

Si el Senado adopta la misma versión del proyecto de ley que la Asamblea Nacional, el cambio constitucional requerirá la aprobación definitiva por una mayoría de tres quintos de una sesión conjunta del parlamento, tradicionalmente celebrada en el Palacio de Versalles.

Si el Senado modifica la propuesta o la rechaza, el proyecto de ley debe regresar a la Asamblea Nacional para su posterior debate.

Ninguno de los principales partidos políticos franceses representados en el parlamento cuestiona el derecho al aborto, que fue despenalizado en 1975.

El gobierno argumentó en su introducción al proyecto de ley que el derecho al aborto está amenazado en Estados Unidos, donde la Corte Suprema anuló en 2022 un fallo de 50 años que solía garantizarlo.

“Desafortunadamente, este hecho no es un hecho aislado: en muchos países, incluso en Europa, hay corrientes de opinión que buscan obstaculizar a cualquier precio la libertad de las mujeres de interrumpir su embarazo si lo desean”, dice la introducción de la legislación francesa.

En Polonia, un controvertido endurecimiento de la ya restrictiva ley del aborto provocó protestas en el país el año pasado. El tribunal constitucional polaco dictaminó en 2020 que las mujeres ya no podían interrumpir el embarazo en casos de deformidades fetales graves, incluido el síndrome de Down.

(AP)

Fuente