El Papa supera los problemas de salud para presidir una tempestuosa misa del Domingo de Pascua en la Plaza de San Pedro

ROMA – Recuperándose de un ataque de problemas respiratorios que duró todo el invierno, el Papa Francisco encabezó a unas 60.000 personas en las celebraciones de Pascua el domingo e hizo un fuerte llamado a un alto el fuego en Gaza y un intercambio de prisioneros entre Rusia y Ucrania.

Francisco presidió la misa del Domingo de Pascua en una plaza de San Pedro adornada con flores y luego pronunció una sentida oración por la paz en su resumen anual de las crisis globales. Mientras tanto, dio varias vueltas alrededor de la plaza en su papamóvil, saludando a los simpatizantes.

“La paz nunca se logra con armas, sino con las manos extendidas y el corazón abierto”, dijo Francisco desde la logia que domina la plaza, ante el aplauso de la multitud azotada por el viento.

Francisco se mostró en buena forma, a pesar de haber celebrado apenas unas horas antes la Vigilia Pascual nocturna de dos horas y media. El pontífice, a quien le extirparon parte de un pulmón cuando era joven, ha estado luchando contra problemas respiratorios durante todo el invierno y su participación plena en los servicios de Pascua no estaba del todo garantizada, especialmente después de que se saltó la tradicional procesión del Viernes Santo.

El Vaticano dijo que unas 60.000 personas asistieron a la misa, y más personas llenaron el bulevar Via della Conciliazione que conduce a la plaza. Al comienzo del servicio, una ráfaga de viento derribó un gran icono religioso que se encontraba en el altar, a pocos metros del Papa; Los ujieres rápidamente lo enderezaron.

La Misa de Pascua es una de las fechas más importantes del calendario litúrgico y celebra lo que los fieles creen que fue la resurrección de Jesús después de su crucifixión. La misa precede a la bendición “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo), en la que el Papa tradicionalmente ofrece una larga lista de las amenazas que afligen a la humanidad.

Este año, Francisco dijo que sus pensamientos estaban particularmente dirigidos a la gente de Ucrania y Gaza y a todos aquellos que enfrentan la guerra, particularmente a los niños que, según dijo, habían “olvidado cómo sonreír”.

“Al pedir respeto por los principios del derecho internacional, expreso mi esperanza de un intercambio general de todos los prisioneros entre Rusia y Ucrania: ¡todos por el bien de todos!” él dijo.

Pidió la liberación “pronta” de los prisioneros capturados en Israel el 7 de octubre, un alto el fuego inmediato en Gaza y acceso humanitario a los palestinos.

“No permitamos que las actuales hostilidades sigan teniendo graves repercusiones sobre la población civil, ahora al límite de su resistencia, y sobre todo sobre los niños”, dijo en un discurso que también abordó la difícil situación de los haitianos. los rohingya y las víctimas de la trata de personas.

Durante las últimas semanas, Francisco en general ha evitado pronunciar discursos largos para evitar la tensión en su respiración. Abandonó su homilía del Domingo de Ramos la semana pasada y decidió en el último minuto quedarse en casa y no asistir a la procesión del Viernes Santo en el Coliseo.

El Vaticano dijo en una breve explicación que la decisión se tomó para “conservar su salud”.

La decisión claramente dio sus frutos, ya que Francisco pudo recitar las oraciones del largo servicio de la Vigilia Pascual del sábado por la noche, incluida la administración de los sacramentos del bautismo y la Primera Comunión a ocho nuevos católicos, y presidir la Misa del Domingo de Pascua y pronunciar su discurso.

Francisco no fue el único líder cuya mera presencia en Pascua ofreció una señal tranquilizadora de estabilidad y normalidad.

En Gran Bretaña, el rey Carlos III se unió a la reina y otros miembros de la familia real para un servicio de Pascua en el Castillo de Windsor en su salida pública más importante desde que le diagnosticaron cáncer el mes pasado.

El monarca saludó alegremente a los espectadores mientras entraba a la Capilla de San Jorge y luego pasó un tiempo estrechando manos y saludando a los simpatizantes después del servicio. “Son muy valientes al permanecer aquí en el frío”, les dijo Charles.

Pero las cosas no eran normales en Jerusalén, donde la Misa de Pascua iba y venía en la Iglesia del Santo Sepulcro. Sólo unas pocas docenas de fieles asistieron al servicio mientras la guerra entre Israel y Hamas continúa en Gaza.

La iglesia medieval de la Ciudad Vieja es el lugar sagrado donde los cristianos creen que Jesús fue crucificado, sepultado y resucitado.

En años pasados, la iglesia estuvo llena de fieles y turistas. Pero el sangriento conflicto en Gaza, que ya lleva seis meses, ha provocado una enorme caída en el turismo y las peregrinaciones en Israel y los territorios palestinos.

En las calles de la ciudad vieja tampoco había cristianos palestinos de Cisjordania, que normalmente acuden en masa a la ciudad para Semana Santa. Desde que estalló el conflicto, los fieles palestinos del territorio ocupado por Israel han necesitado un permiso especial para cruzar los puestos de control hacia Jerusalén.

En las llanuras de Nínive en Irak, donde hace 10 años el grupo Estado Islámico mató y desplazó a miles de minorías iraquíes, cientos de personas celebraron la Pascua en una región que ha tenido presencia cristiana desde aproximadamente la época de Jesús. La comunidad cristiana de Irak, que alguna vez fue de alrededor de 1,5 millones, ahora cuenta como máximo con unos pocos cientos de miles.

“Definitivamente nos quedaremos en esta tierra y permaneceremos aquí hasta el final, y esperamos un cambio”, dijo Nassar Mubarak, quien asistió a la misa de Pascua en la iglesia de la Inmaculada Concepción en Qaraqosh.

Los corresponsales de AP Danica Kirka en Londres, Jack Jeffery en El Cairo y Farid Abdulwahed en Qaraqosh, Irak, contribuyeron.

Fuente