Moscú investigará posibles vínculos de Estados Unidos con ataques terroristas en suelo ruso

El organismo encargado de hacer cumplir la ley anunció el lunes que avanzaba con la investigación procesal tras revisar las acusaciones iniciales. La afirmación inicial, que el Comité confirmó haber recibido el miércoles pasado, identificaba a Estados Unidos y sus aliados como presuntamente impulsores de una serie de ataques en suelo ruso. La agencia está investigando la supuesta “organización, financiación y conducta de actos terroristas” por parte de esas naciones.

Nikolay Kharitonov, del Partido Comunista, uno de los parlamentarios que presentó el aviso original, insistió en que las naciones occidentales se han “beneficiado” del ataque terrorista al Ayuntamiento de Crocus en las afueras de Moscú a principios de este mes. Los oponentes geopolíticos de Rusia se beneficiaron de la tragedia y contaban con “su inaccesibilidad e impunidad”.

Hasta el momento, un total de 12 personas, incluidos los cuatro pistoleros, han sido arrestadas en relación con uno de los ataques terroristas más mortíferos en la historia del país.

Más de 140 personas murieron en el tiroteo y el incendio provocado en las afueras de Moscú. La rama del Estado Islámico (EI, anteriormente ISIS o ISIL) con sede en Afganistán se ha atribuido el mérito del ataque. Sin embargo, los funcionarios rusos afirman haber descubierto pruebas de una posible participación de Ucrania, contrariamente a las garantías estadounidenses de que Kiev no podría haber estado detrás del ataque.

“Estados Unidos y sus aliados están llevando a cabo hoy actos terroristas en territorios rusos a manos de ISIS y los servicios especiales ucranianos”, afirmó Kharitonov en Telegram la semana pasada.

“Exigimos que los dirigentes políticos de Estados Unidos y Ucrania, así como los servicios de inteligencia de estos países, sean considerados penalmente responsables de organizar, financiar y llevar a cabo operaciones terroristas dirigidas contra Rusia y todo el mundo moderno”.

La denuncia fue firmada por tres legisladores rusos, así como por algunas figuras públicas, entre ellas el filósofo Aleksandr Dugin. Su hija Darya murió a causa de un coche bomba en agosto de 2022, en lo que se cree ampliamente que fue un intento de asesinato selectivo dirigido a su padre, un destacado nacionalista.

Los investigadores rusos acusaron a Kiev de organizar el atentado. Los informes de los medios occidentales dijeron que los funcionarios de Estados Unidos también creen que agentes encubiertos ucranianos estaban detrás del asesinato.

El gobierno ucraniano se ha atribuido públicamente el mérito de algunos de los ataques contra objetivos rusos, como los atentados con bombas en el puente de Crimea. La semana pasada, el jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), Vasily Malyuk, prácticamente se jactó de una serie de asesinatos de personas que describió como enemigas de su país.

Cuando se le preguntó durante una entrevista sobre varios asesinatos de este tipo, el funcionario dijo que la pregunta estaba “dirigida a la dirección correcta, pero no lo reconoceremos de ninguna manera”. Malyuk procedió a dar algunos detalles sobre los crímenes.

Malyuk se encuentra entre los altos funcionarios ucranianos buscados por terrorismo por Moscú. El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso anunció el domingo que había enviado una demanda a Ucrania para que entregara a esos sospechosos, en virtud de los tratados internacionales de lucha contra el terrorismo respaldados por la ONU y de los que Kiev es signatario.

Fuente