Concejales buscan controlar el futuro del sistema de detección de disparos Shotspotter

El sistema de detección de disparos ShotSpotter podría tener otra oportunidad de permanecer en Chicago mientras los concejales intentan arrebatarle el control sobre el futuro de la tecnología al alcalde Brandon Johnson.

Los concejales propusieron el lunes una medida para darle al Concejo Municipal la última palabra sobre los esfuerzos de financiación para la prevención de la violencia eliminados por el alcalde, como el ShotSpotter. El esfuerzo revive una pelea polémica sobre la tecnología que se cancelará a finales de este año después de que Johnson cumpliera una promesa de campaña de poner fin al contrato de la compañía con la ciudad.

El posible rechazo del poder del alcalde sobre el acuerdo ShotSpotter avanzó con pocas críticas y un voto de voz unánime en el Comité de Policía y Bomberos del consejo. Los aliados del consejo de Johnson, como el presidente del Comité de Finanzas, el concejal Pat Dowell, distrito 3, se unió a los opositores en el empuje para obtener el poder de anular su decisión.

Mientras que sus detractores han criticado el ShotSpotter por considerarlo un instrumento de control policial excesivo, la mayoría de los concejales lo elogiaron el lunes por considerarlo una herramienta que salva vidas al agilizar la llegada de los primeros intervinientes a los tiroteos. Criticaron la decisión de Johnson de poner fin al contrato de esta tecnología con la ciudad por haberse tomado sin contar con la opinión de las comunidades asoladas por la violencia.

“Ahora mismo, parece que se están tomando decisiones sin nuestra autoridad. Es descorazonador”, dijo la concejal Monique Scott, distrito 24. “Todo lo que estamos tratando de construir en esta comunidad, todo está siendo derribado”.

ShotSpotter, desde hace tiempo en el punto de mira de los activistas, adquirió notoriedad en 2021 después de que una alerta de disparo procedente de una calle de Little Village hiciera correr a la policía tras Adam Toledo, de 13 años. Un agente disparó mortalmente a Toledo durante la persecución. La herramienta utiliza sensores acústicos montados en postes de la luz, principalmente en los lados sur y oeste, para alertar rápidamente a la policía sobre la ubicación de presuntos disparos.

Johnson anunció en febrero una última prórroga de siete meses para el ShotSpotter que permite que la tecnología funcione durante el verano, hasta finales de septiembre. En medio de especulaciones de que la empresa responsable de la tecnología, SoundThinking, rechazaría la prórroga final que Johnson ya había hecho pública, días después anunció un “periodo de transición” adicional de dos meses. El alcalde sugirió entonces que la ciudad pondría en marcha otras herramientas de respuesta a emergencias, pero aún no ha compartido información sobre los planes de sustitución.

Concejales que representan a muchos de los barrios de Chicago más afectados por la violencia armada hablaron el lunes para expresar su apoyo a la medida que les da más control. El promotor de la medida, el concejal David Moore (17º), dijo que espera que se apruebe cuando se someta a votación en el pleno del Ayuntamiento, probablemente el 17 de abril.

“Hay que escuchar a estos concejales, porque están escuchando a sus electores”, dijo Moore. “Yo vivo esto. Estoy en las comunidades más difíciles: Englewood, West Englewood, Auburn Gresham, Chicago Lawn”.

Sigue habiendo dudas sobre si el Ayuntamiento puede de hecho obligar al alcalde a mantener a la ciudad en un contrato, como lo haría la orden ShotSpotter. Sólo el alcalde, y no el Ayuntamiento, tiene capacidad para firmar un contrato en nombre de la ciudad. Moore argumentó que la medida estaría permitida.

También elogió la propuesta por obligar a la ciudad a recopilar mejores datos sobre la tecnología a medida que sigue funcionando. La medida solicita datos sobre la precisión con la que ShotSpotter detecta los disparos, cómo afecta a los tiempos de respuesta de los primeros intervinientes, con qué frecuencia da lugar a respuestas a tiroteos para los que no se realizaron llamadas al 911 y con qué frecuencia da lugar a detenciones, pruebas o armas de fuego recuperadas.

Algunos concejales señalaron la necesidad del tipo de datos que exige la propuesta, mientras un portavoz de la policía se esforzaba por responder a las preguntas sobre el uso y la precisión de la tecnología. La incertidumbre llevó a la concejal Jeanette Taylor, distrito 20, a decir que la reunión debía suspenderse hasta que hubiera información más clara.

Mientras que otros concejales compartieron historias de casos en los que el ShotSpotter salvó vidas al provocar respuestas rápidas de la policía a las víctimas de disparos, Taylor dijo que también ha dado lugar a falsas alarmas en su propio distrito. La policía responde a menudo accidentalmente a alertas aparentemente provocadas por motores de coches que petardean en la interestatal cerca de su oficina de Englewood, dijo.

“Vivo en un barrio que se ha beneficiado, pero donde el ShotSpotter también ha sido problemático”, dijo. “Si vamos a gastar dinero en algo, que sea en algo que realmente funcione”.

Traducción de José Luis Sánchez Pando/TCA

Fuente