La relación Biden-Netanyahu es más tensa que nunca. ¿Podrán los dos líderes seguir adelante?

WASHINGTON – El presidente Joe Biden y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu han manejado durante mucho tiempo una relación complicada, pero se están quedando sin espacio para maniobrar a medida que sus puntos de vista sobre la guerra de Gaza divergen y sus futuros políticos penden de un hilo.

Sus vínculos han llegado a un punto bajo cuando Biden retrasa la entrega de bombas pesadas a Israel y advierte que el suministro de artillería y otras armas también podría suspenderse si Netanyahu sigue adelante con una operación a gran escala en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza.

Netanyahu, por su parte, hace caso omiso de las advertencias de Biden y promete seguir adelante, diciendo: “Si tenemos que estar solos, lo estaremos solos”.

“Si es necesario, lucharemos con las uñas. Pero tenemos mucho más que uñas”, afirmó.

Biden se ha enorgullecido durante mucho tiempo de poder gestionar a Netanyahu más con zanahorias que con palos. Pero la escalada de fricciones en los últimos siete meses sugiere que su enfoque puede haber superado hace mucho su fecha de caducidad.

Mientras ambos hombres equilibran una situación explosiva en Medio Oriente con sus propios problemas políticos internos, Netanyahu se ha vuelto cada vez más resistente a las ofensivas públicas de encanto y las súplicas privadas de Biden, lo que provocó una respuesta más asertiva del presidente en las últimas semanas.

“Si van a Rafah, no les proporcionaré las armas que se han utilizado históricamente para lidiar con Rafah, para lidiar con las ciudades, que enfrentan ese problema”, dijo Biden en una entrevista con CNN el miércoles, dejando al descubierto sus crecientes diferencias. con Netanyahu.

No obstante, los asesores de Biden insisten en que el presidente no está dispuesto a permitir que la relación entre Estados Unidos e Israel se rompa realmente durante su mandato. Citan no sólo el imperativo político (muchos estadounidenses están de acuerdo con el nivel actual de apoyo a Israel, o piensan que Estados Unidos debería hacer más), sino también la historia personal de Biden con el país y su creencia en su derecho a defenderse.

Los asesores del presidente, al observar cómo las protestas pro-palestinas han sacudido a su partido y a los campus universitarios que han sido caldo de cultivo para los votantes demócratas, han reflexionado durante meses que Biden podría ser el último demócrata clásicamente pro-israelí en la Casa Blanca.

Su optimismo sobre su capacidad para contener a Netanyahu puede estar cayendo en la misma trampa que ha irritado a una larga lista de presidentes estadounidenses que se han enfrentado con el líder israelí a lo largo de décadas.

El portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Kirby, se negó el jueves a decir si Biden informó a Netanyahu de su decisión de suspender el envío de 3.500 bombas cuando los líderes hablaron a principios de esta semana. Pero dijo que Biden ha sido “directo y franco” con Netanyahu acerca de sus preocupaciones.

Biden y Netanyahu se conocen desde que Biden era un joven senador y Netanyahu era un alto funcionario de la embajada de Israel en Washington.

Han pasado por momentos difíciles antes.

Hubo diferencias sobre la construcción de asentamientos por parte de Israel en Cisjordania durante la administración de Barack Obama, cuando Biden era vicepresidente. Más tarde, Netanyahu se opuso vehementemente a la iniciativa de Biden de resucitar el acuerdo nuclear con Irán sellado por Obama y descartado por Donald Trump. Netanyahu se irritó porque Biden lo instó a reducir las tensiones durante la sangrienta guerra de 11 días de Israel con Hamás en 2021.

Los líderes estuvieron más de un mes a principios de este año sin hablar mientras crecía la frustración de Biden con Netanyahu por la crisis humanitaria en Gaza.

La relación siguió siendo viable a pesar de tales diferencias entre el demócrata de centro izquierda y el líder del gobierno de coalición más derechista en la historia de Israel.

Pero ahora que la relación Biden-Netanyahu se encuentra bajo mayor tensión que nunca, no está claro cómo avanzarán los líderes.

Netanyahu está atrapado entre la presión pública para un acuerdo de rehenes y los partidarios de línea dura de su coalición que quieren que amplíe la invasión de Rafah, a pesar de la alarma global sobre el daño que podría causar a unos 1,3 millones de palestinos que se refugian allí. Ha dejado claro que seguirá adelante con una operación en Rafah con o sin acuerdo para los rehenes.

El líder israelí prometió destruir a Hamás después del ataque del 7 de octubre en el sur de Israel, en el que murieron 1.200 personas y unas 250 fueron capturadas y tomadas como rehenes. Pero su reputación pública se ha desplomado desde entonces, mientras enfrenta presiones para encontrar un camino hacia una tregua que traería a casa a los rehenes restantes y los restos de los israelíes que han muerto en cautiverio.

Se ha resistido a una investigación sobre lo que condujo a las fallas militares y de inteligencia que condujeron al ataque de Hamas. Mientras tanto, todavía enfrenta problemas legales, incluido un juicio por corrupción de larga duración en el que se le acusa de fraude y aceptación de sobornos.

La supervivencia política de Netanyahu puede depender de la ofensiva de Rafah. Si llega a un acuerdo sobre rehenes que no llegue a conquistar Rafah, los miembros de línea dura de su coalición han amenazado con derrocar al gobierno y provocar nuevas elecciones.

“Para mantener a sus socios a bordo y evitar que se adelanten a unas elecciones en las que el Likud será diezmado y él será expulsado del poder, necesita mantener vivo el mito de la ‘victoria total’, y eso sólo es posible si evitando un acuerdo con Hamas”, escribió Anshel Pfeffer, columnista y autor de una biografía de Netanyahu, en el diario Haaretz.

Aviv Bushinsky, ex portavoz y jefe de gabinete de Netanyahu, dijo que el líder israelí sigue centrado en el objetivo principal de la guerra –derrotar a Hamas– debido a preocupaciones sobre su imagen y legado.

Dijo que Netanyahu ha pasado su carrera calificándose a sí mismo como el “tipo duro contra el terrorismo”.

“Él cree que así es como será recordado. Ha estado prometiendo durante una década derrotar a Hamás”, dijo Bushinsky. “Si no lo hace, en su opinión será recordado como el peor primer ministro de todos los tiempos”.

Mientras tanto, Biden enfrenta crecientes protestas de los jóvenes estadounidenses, un segmento del electorado crítico para su reelección. Y se ha enfrentado a la reacción de los musulmanes estadounidenses, un bloque electoral clave en el estado de Michigan, campo de batalla. Algunos han amenazado con retener sus votos en noviembre para protestar por el manejo de la guerra por parte de su administración.

El senador de Vermont Bernie Sanders, un aliado de Biden que se ha sentido frustrado por el manejo de la guerra por parte de la administración, dijo el jueves que Biden debería ir más allá y suspender la entrega de todo armamento ofensivo a Israel.

“Estados Unidos apoya y debe apoyar a sus aliados, pero nuestros aliados también deben defender los valores y las leyes de los Estados Unidos de América”, dijo Sanders. “Debemos utilizar toda nuestra influencia para evitar que la catástrofe en Gaza empeore aún más”.

Al mismo tiempo, Biden enfrenta duras críticas por parte de los republicanos, incluido el presunto candidato presidencial republicano para 2024, Trump, quienes dicen que su decisión de retener armas es una traición a un aliado esencial en Medio Oriente.

“Lo que está haciendo Biden con respecto a Israel es vergonzoso. Si algún judío votara por Joe Biden, debería avergonzarse de sí mismo. Ha abandonado totalmente a Israel”, dijo Trump a los periodistas el jueves.

El senador de Idaho Jim Risch, el principal republicano en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijo que la medida de Biden es “simplemente un guiño al flanco izquierdo” que está dando “una gran victoria a Hamás”.

Las fricciones entre los líderes estadounidenses e israelíes no carecen de precedentes.

La relación entre el presidente George HW Bush y el primer ministro israelí Yitzhak Shamir se tensó cuando la administración republicana amenazó con retener 10 mil millones de dólares en garantías de préstamos para frustrar nuevas actividades de asentamiento en Cisjordania. La relación de Obama y Netanyahu estuvo marcada por la desconfianza mutua sobre el esfuerzo del demócrata por reavivar el proceso de paz en Medio Oriente y forjar el acuerdo nuclear con Irán.

“Siempre hubo soluciones si los jefes de gobierno realmente no se llevaban bien. Quizás lleguemos a eso”, dijo Elliot Abrams, un alto funcionario de seguridad nacional de la administración de George W. Bush. “Pero, por supuesto, esto puede ser una especie de problema que se resuelve solo en el sentido de que uno o ambos pueden dejar el cargo” en cuestión de meses.

Las periodistas de AP Mary Clare Jalonick en Washington y Adriana Gómez Licón en Miami contribuyeron con el reportaje. Frankel informó desde Jerusalén.

Fuente