(CNN) — La visita del presidente Volodymyr Zelensky a la Casa Blanca este miércoles reforzará simbólicamente el papel de Estados Unidos como el arsenal de la democracia en la amarga guerra por la supervivencia de Ucrania y enviará una sorprendente reprimenda pública al presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Que su primer viaje fuera de Ucrania desde la invasión rusa en febrero sea a Estados Unidos también destacará el papel histórico del presidente Joe Biden en la reactivación de la alianza occidental que mantuvo a raya a la Unión Soviética y ahora contrarresta el nuevo expansionismo de Moscú en una guerra de poder efectiva entre las superpotencias nucleares.

Exclusiva CNN: así es la peligrosa Isla de las Serpientes 5:23

La llegada de Zelensky traerá ecos conmovedores de la llegada del primer ministro británico, Winston Churchill, a Washington, evento que cumplirá 81 años este jueves, días después del ataque japonés a Pearl Harbor. Esa visita navideña consolidó la alianza que ganaría la Segunda Guerra Mundial y construyó el mundo democrático de la posguerra.

Zelensky comparó la resistencia de su nación contra Rusia con el desafío solitario de Gran Bretaña a los nazis en los días previos a la entrada de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial durante un discurso en video ante el Parlamento del Reino Unido a principios de este año, y su llegada a la capital estadounidense subrayará los paralelismos con la reunión anterior de Churchill y el presidente Franklin Roosevelt.

Su visita se desarrolla en medio de extraordinarias medidas seguridad. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ni siquiera confirmó los primeros informes de que le daría la bienvenida a Zelensky al Capitolio de EE.UU. en una coda inesperada a su presidencia, diciendo el martes por la noche: “Todavía no lo sabemos. Simplemente no lo sabemos”.

Una recepción en la Casa Blanca para Zelensky, quien según las fuentes viajaría a Estados Unidos el martes por la noche, será sobre todo una señal inequívoca del apoyo de Estados Unidos y Occidente a la batalla de Ucrania contra Putin, quien dice que el país no tiene derecho a existir. La guerra ejemplifica lo que Biden ha enmarcado como una lucha global entre la democracia y el totalitarismo, que ha puesto en el centro de su política exterior.

El representante demócrata Rubén Gallego de Arizona, quien visitó Ucrania a principios de este mes, dijo en “AC360” de CNN que Zelensky venía a Washington en una misión específica. “Lo que está tratando de hacer es establecer una correlación directa entre nuestro apoyo y la supervivencia y el apoyo y la futura victoria de Ucrania”, dijo Gallego, miembro de la Comisión de Servicios Armados.

Zelensky llega por nueva ayuda militar de EE.UU.

Biden anunciará asistencia de seguridad adicional para Ucrania por US$ 1.800 millones durante la visita, con el codiciado sistema de misiles Patriot como parte de ese paquete, dijo un funcionario estadounidense a Phil Mattingly de CNN. Washington también planea enviar kits de bombas de precisión a Ucrania para convertir municiones menos sofisticadas en «bombas inteligentes» que podrían ayudar a atacar las líneas defensivas rusas, dijeron fuentes al equipo del Pentágono de CNN. La visita de Zelensky también se produce cuando el Congreso está a punto de aprobar otros 45.000 millones de dólares en ayuda para Ucrania y los aliados de la OTAN, profundizando el compromiso que ha ayudado a las fuerzas de Kyiv a infligir un precio inesperadamente sangriento a las fuerzas de Putin.

¿Podrá Ucrania seguir defendiéndose de Rusia? 3:33

La decisión sobre el sistema Patriot, que satisfaría una solicitud ucraniana de larga data, refleja un proceso estadounidense de equiparar su ayuda con la estrategia cambiante del ataque de Rusia. El sistema ayudaría a Kyiv a contrarrestar mejor los brutales ataques con misiles contra ciudades e instalaciones eléctricas por parte de Rusia, que ha montado en un intento eficaz de convertir el crudo invierno en un arma para doblegar la voluntad de los civiles ucranianos.

La reunión entre Biden y Zelensky, quienes en varias ocasiones han hablado por teléfono y video pero no se han visto en persona desde la invasión, llega en un momento vital de la guerra. Biden ha calibrado con cautela durante meses los envíos estadounidenses de armamento y sistemas de armas de una manera diseñada para salvar a Ucrania pero también para evitar que el conflicto se intensifique hasta convertirse en un desastroso enfrentamiento directo entre la OTAN y Rusia. Por ejemplo, rechazó los llamados ucranianos para que Occidente impusiera una zona de exclusión aérea sobre el país. El Patriot, un sistema de defensa aérea de largo alcance, representaría la inmersión más profunda de Estados Unidos en el conflicto hasta el momento.

El excomandante supremo aliado de la OTAN en Europa, Wesley Clark, dijo que el viaje de Zelensky refleja un momento crítico en el que el destino de una guerra que Ucrania no puede ganar sin un mayor apoyo de EE.UU. podría decidirse antes de que Rusia pueda reagruparse.

“Esta es una ventana de oportunidad para Ucrania y también una ventana de peligro”, dijo Clark a John Berman de CNN en “AC360” el martes.

“Rusia es débil, (pero) Rusia será más fuerte. Este es un período en el que Estados Unidos necesita verter su apoyo. … Esta es la ventana, el presidente Zelensky lo sabe… si va a derrotar, con el apoyo de Estados Unidos, la agresión rusa en Ucrania”, dijo Clark.

“Espera hasta el verano y será un campo de batalla completamente diferente”.

¿Cómo responderá Putin a la visita de Zelensky?

Pero la naturaleza altamente pública de la visita de Zelensky, y el esperado anuncio sobre el sistema Patriot, también corre el riesgo de provocar aún más a Putin en un momento en el que él ha señalado que, a pesar de lo desastrosa que ha sido la guerra para las tropas rusas, piensa a largo plazo, apostando a que el compromiso de Occidente eventualmente disminuya.

La advertencia de Putin sobre el uso de armas nucleares 0:48

Su visita al Congreso también jugará en un debate cada vez más importante en el Capitolio sobre la ayuda a Ucrania, mientras los republicanos se alistan para hacerse cargo de la mayoría de la Cámara de Representantes en el nuevo año. Algunos miembros pro-Donald Trump, que tendrán una influencia significativa en la escasa mayoría republicana, han advertido que los miles de millones de dólares en efectivo de EE.UU. que se han enviado a Ucrania deberían, en cambio, apuntalar la frontera sur del país, donde se espera un aumento de nuevos inmigrantes en los próximos días.

Consciente de la presión hacia su derecha, el posible próximo presidente de la Cámara de Representantes, el representante republicano Kevin McCarthy de California, advirtió que Ucrania no debería esperar un “cheque en blanco” de la nueva Cámara. Aunque Ucrania todavía tiene un fuerte apoyo republicano en el Senado, es este tipo de dinámica política cambiante la que parece informar las percepciones del Kremlin sobre cuánto tiempo durará la resolución de Estados Unidos en un conflicto del que bien puede depender la supervivencia política de Putin.

El viaje de Zelensky, previo a la Navidad, promete ser el mayor golpe de relaciones públicas hasta la fecha para el actor cómico y experto en medios de comunicación convertido en presidente, que hábilmente ha aprovechado la historia y la mitología patriótica de las naciones occidentales en una serie de videos dirigidos a los legisladores desde una Kyiv desgarrada por la guerra. A menudo, aunque agradecido por el apoyo externo, parece estar tratando de avergonzar a Occidente para que haga más y crear una comprensión más profunda entre los votantes sobre los problemas que enfrenta Ucrania.

En marzo, por ejemplo, Zelensky evocó el monte Rushmore y el discurso “Tengo un sueño” de Martin Luther King Jr. durante un discurso virtual ante el Congreso. También se refirió a los dos días de infamia en la historia moderna cuando los estadounidenses experimentaron directamente el miedo a los bombardeos aéreos.

“Recuerden Pearl Harbor, la terrible mañana del 7 de diciembre de 1941, cuando su cielo estaba negro por los aviones que los atacaban. Solo recuérdenlo”, dijo Zelensky. “Recuerden el 11 de septiembre, un terrible día de 2001 cuando el mal pretendía convertir sus ciudades, territorios independientes, en campos de batalla. Cuando personas inocentes fueron atacadas, atacadas desde el aire, como nadie más lo esperaba, no podían detenerlo. Nuestro país vive lo mismo todos los días”.

Tras los pasos de Churchill

Cuando Zelensky llegue a Washington, bien podría experimentar la misma revelación que experimentó Churchill sobre las luces resplandecientes de la capital en Navidad después de meses en la oscuridad por los apagones causados por los ataques aéreos en casa.

El líder británico en tiempos de guerra navegó a Estados Unidos a bordo del HMS Duke of York, esquivando submarinos en el Atlántico invernal y tomó un avión desde la costa de Virginia hasta Washington, donde fue recibido el 22 de diciembre de 1941 por el presidente Franklin Roosevelt antes de su conferencia de prensa conjunta al día siguiente.

Durante días de intercambio de ideas y reuniones –impulsados por el régimen de Churchill de jerez en el desayuno, whisky escocés y refrescos para el almuerzo, champán por la noche y un trago de brandy de 90 años antes de acostarse–, los dos líderes tramaron la derrota de la Alemania nazi y el Japón imperial y sentaron las bases de la alianza occidental que Biden ha revitalizado en su apoyo a Ucrania.

Churchill, quien durante meses suspiraba por la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial y sabía que era la clave para derrotar a Adolf Hitler, dijo durante su visita: “Pasé este aniversario y festejo lejos de mi país, lejos de mi familia y sin embargo, no puedo decir con verdad que me siento lejos de casa”.

Zelensky seguramente recibirá una similar bienvenida de héroe y esperará que el apoyo adicional de EE.UU. signifique que Washington realmente ha “desenvainado la espada por la libertad y desechado la vaina”, como dijo Churchill sobre la administración Roosevelt en su discurso ante el Congreso el 26 de diciembre de 1941.

Es probable que el líder ucraniano aprecie los paralelos históricos. Él ya parafraseó uno de los discursos más famosos de Churchill durante la guerra en un emotivo mensaje ante los miembros del parlamento británico en marzo.

“No nos rendiremos, no perderemos, llegaremos hasta el final”, dijo.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí