28/12/2022 a las 14:37

CET


Los San Francisco 49ers cuentan con la mejor unidad defensiva de toda la liga, una parcela repleta de talento en cada una de sus líneas

La franquicia de la Bahía ocupa la primera plaza de la NFC Oeste con un balance positivo de 11-4

La NFL ha sido una competición tradicionalmente dominada por las defensas, y pese a que en esta última década el juego de pase y las capacidades de ‘inventar’ de los quarterbacks han sobrepasado el poderío de estas unidades y su capacidad para anular al rival en el marcador, hay un equipo que sobresale del resto en el apartado defensivo.

San Francisco 49ers, pese a tener uno de los ataques más ingeniosos y dinámicos de toda la competición, basa gran parte de sus aspiraciones en la actuación de la defensa, una unidad dirigida por el coordinador DeMeco Ryans y que ha dominado a los ataques rivales partido tras partido.

Más allá del papel de su entrenador, la realidad es que la franquicia de la Bahía atesora una gran cantidad de talento individual que hace funcionar el engranaje a las mil maravillas. Nick Bosa, Armstead, Warner o Hufanga son tan solo algunos de los jugadores que conforman la mejor defensa de toda la NFL, un rendimiento que se traduce en números y hacen de esta unidad un muro inquebrantable.

LAS CIFRAS HABLAN POR SÍ SOLAS

La defensa de 49ers domina en las principales estadísticas que estudian el rendimiento de esta unidad entre todos los equipos de la NFL.

  • La número uno en puntos encajados por partido (15.3)
  • La primera en yardas recibidas por encuentro (290.3)
  • Lideran el ranking de yardas recibidas por jugada (4.8) 
  • La número uno en touchdowns encajados por contienda (1.8)

Todas estas cifras hablan de manera excelente del trabajo de DeMeco Ryan, que plantea sistemas e ideas diferentes ante cada una de las ofensivas a las que se enfrenta. Una vez finalice la temporada, no le faltarán pretendientes que lo quieran convertir en su nuevo entrenador jefe.

Una de las principales virtudes del equipo es la calidad de su línea defensiva, conformada por Ebukam, Armstead, Kinlaw y Bosa en el front four. Estos cuatro jugadores son un cerrojo en situaciones de carrera rival, y han convertido en 49ers en el equipo que menos yardas de carrera recibe por partido, con un promedio de 75.

Hay un dicho muy popular que afirma que “los ataques ganan partidos y las defensas ganan campeonatos”, una frase que parece haber calado en Kyle Shanahan, head coach de San Francisco y una de las mentes más privilegiadas de este deporte.

NICK BOSA, DEFENSOR DEL AÑO EN LA NFL

Del mismo modo que  toda unidad ofensiva tiene un quarterback o receptor estrella que eleva el nivel del equipo a nuevos horizontes, toda gran defensa debe tener en sus filas un edge rusher de élite que pueda marcar la diferencia en los momentos importantes.

En 49ers este jugador es Nick Bosa, que ha ido de menos a más esta temporada hasta convertirse en el máximo candidato a Defensive Player of the Year en la NFL, rebasando a su máximo competidor Micah Parsons, linebacker de Dallas Cowboys.

Bosa es el jugador de toda la liga con más sacks con 17.5, lejos del segundo con más capturas que es Matt Judon con 14.5. A falta de dos jornadas por disputarse, el jugador de 25 años busca batir dos récords históricos de la NFL:  sacks en una temporada con 22.5 y sacks por parte de un jugador de 49ers en una campaña, que ostenta Aldon SMith con 19.5. 

El edge rusher fue elegido en el segundo pick del draft de 2019, y ha demostrado año tras año una evolución a pasos agigantados hasta convertirse en el mejor de toda la liga en su parcela. 

La estrella defensiva de 49ers es el segundo de la liga en presiones al quarterback rival con 78 y también ocupa la segunda plaza en porcentaje de duelos ganados, con un 25.1%. Es el jugador con más golpes al quarterback, 42, y el segundo en placajes para pérdida de yardas, con 18.

Podríamos estar horas y horas hablando sobre las cifras de Bosa, pero la realidad es que es toda una pesadilla para el rival cuando se alinea en el front seven. El jugador formado en la universidad de Ohio State es imparable en el pass rush, su primer paso es indetectable para los linieros ofensivos que tratan de cubrirle, de los cuales se zafa con agresividad gracias a su buen juego de manos. 

Una vez se produce el snap, el defensor de 49ers es capaz de bajar su centro de gravedad y buscar el hombro exterior de su rival. Con su potencia natural, arrasa con todo lo que tiene por delante, y en gran parte de sus duelos en capaz de vencer o condicionar la línea ofensiva enemiga. Bosa es la combinación perfecta de fuerza, velocidad y envergadura portentosa.

“Nick contagia a todo el equipo con su espíritu y energía Cuando consigue un sack, lo puedes sentir en el estadio como todo el mundo se enciende. Para mí, no tan solo debería tener asegurado su ‘Defensor del año’ sino que también debería estar en la lucha por el MVP” declaró su compañero George Kittle tras el enfrentamiento ante Commanders.

Bosa ocupa gran parte de la atención del rival, hecho del que se ha beneficiado esta temporada jugadores de línea como Ebukam o Armstead, que han subido notablemente sus prestaciones en la vigente campaña.

UNA UNIDAD REPLETA DE TALENTO

Nick Bosa es el mejor jugador y líder de la defensa, pero esta unidad rebosa calidad en cada una de sus líneas. La pareja de linebackers es quizás el factor diferencial , y conforma el corazón de un engranaje que funciona a las mil maravillas.

Fred Waner y Dre Greenlaw son el mejor dúo en esta posición en toda la NFL, el primero desde la posición de Middle linebacker y el otro en el exterior. Según ProFootballFocus, ambos tienen un coeficiente defensivo que los sitúa en el Top 7 de la liga en esta demarcación, un hito al alcance de pocas franquicias.

Hay pocos jugadores que lean el juego desde la posición de mike mejor de lo que lo hace Warner, jugador de 26 años que parece estar ofreciendo su mejor versión. El ex de BYU se convirtió tras el partido ante Washington en el quinto jugador en la historia de la liga en registrar 100 o más placajes en cinco temporadas consecutivas.

Desde que San Francisco lo drafteó en 2018, es el equipo que menos ha permitido en la zona media del campo en tres áreas: pases completados, tan solo 71, yardas conseguidas, con 1.330, e intentos permitidos, con 134. . Estas cifras hablan del impacto de Warner en la parcela defensiva, un rendimiento del que se han aprovechado sus acompañantes, como Greenlaw, Oren Burks y Al-Shaair.

En la secundaria, hay dos jugadores que sobresalen por encima de todo: Charvarius Ward en la posición de cornerback y Talanoa Hufanga en la demarcación de safety.

Ward llegó el pasado verano a la Bahía desde los Chiefs para reforzar la posición de esquinero, y su nivel está siendo muy por encimo de lo que se esperaba. Según la valoración avanzada de PFF, es el sexto mejor de su posición en toda la NFL en el global defensivo, segundo contra la carrera y el primero en placajes.

El penúltimo partido de San Francisco ante Seahawks fue una muestra clara de lo que buscaba DeMeco Ryans cuando incorporó al jugador. En cobertura, Ward tan solo le permitió a DK Metcalf 33 yardas de recepción en 25 snaps, en los que protagonizó también dos pases desviados..

En la zona profunda, el rendimiento de Hufanga lo ha convertido en Pro Bowler en la vigente temporada y ya es uno de los mejores safeties de toda la NFL en su año sophomore. El jugador de quinta ronda del draft de 2021 acumula dos fumbles forzados y cuatro intercepciones, y es un cerrojo en situaciones de pases profundos anticipándose al quarterback rival.

El ex de los Trojans se ha erigido como un jugador con muy buenos instintos también ante el juego de carrera rival o en situaciones de pass rush. Hufanga lee a las mil maravillas las rutas del runningback rival, a quién ataca con mucha agresividad, un carácter que está forjando al paso de las jornadas.

Estos son tan solo algunos de los nombres que conforman la defensa de 49ers, la mejor unidad en toda la NFL y que ya pone la vista en los playoffs, en donde deberá ser decisiva para contener a sus rivales en el marcador y permitir a su excelente ofensiva sacar los partidos adelante.

La franquicia de San Francisco acumula una racha de ocho partidos ganados de manera consecutiva, y se enfrentan a Raiders y Cardinals en las dos últimas jornadas, dos equipos con balance negativo y que han dejado muy mala imagen desde que empezó esta temporada.

Los pronósticos apuntan que los hombres de Kyle Shanahan llegarán a postemporada con grandes sensaciones en ambos lados del césped, quizás el equipo más equilibrado en toda la NFL, y el objetivo a estas alturas está más que claro: llegar y ganar la Superbowl.


Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí